Miles de personas se congregaron este lunes por la tarde en el Obelisco porteño y otros puntos de la ciudad y el país para protestar contra el aislamiento obligatorio y otras medidas del Gobierno.

Además del Obelisco, la convocatoria al 17A, como se denominó a la movilización, también tuvo lugar en los barrios de Caballito, Belgrano o Recoleta y frente a la quinta de Olivos.

Al mismo tiempo, la movilización alcanzó a otras ciudades del interior del país como Córdoba, Mar del Plata o Tucumán.

Las consignas de los manifestantes abracaron tanto el rechazo del aislamiento social dispuesto por el Gobierno como de la reforma judicial del oficialismo y del "gobierno por decreto", además del apoyo a la "democracia republicana". Muchos de los movilizados llegaron con banderas argentinas.

También fue común el uso de consignas por la "libertad" a través de citas de José de San Martín, en el 170º aniversario de su muerte que se recuerda este lunes.

La convocatoria no solo fue motorizada en las redes por usuarios opositores sino también por parte de los grupos de militantes vinculados a Juntos por el Cambio, por dirigentes del "ala dura" del espacio y por parte del PRO mismo.

La ex ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, una de las principales impulsoras de la marcha, se hizo presente en el lugar con su auto poco antes de las 17.

También asistió el diputado del PRO Fernando Iglesias, quien subió un video desde su auto a unas cuadras del Obelisco.

Además, la cuenta oficial del PRO realizó un posteo en Twitter luego del mediodía con la frase "hace más rudio un hombre gritando que cien mil callando" atribuida a San Martín y una foto de un "banderazo" previo, lo que fue interpretado como una abierta convocatoria a la movilización.

A pesar de eso, en Juntos por el Cambio no había hoy una posición unánime sobre la convocatoria, ya que mientras que varios dirigentes adelantaron su presencia en la manifestación, otros se limitaron a mostrar su apoyo en redes sociales y un tercer grupo expresó abiertamente su rechazo.

El viernes, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, afirmó que no existía una convocatoria partidaria y que si algún dirigente de la coalición opositora asistía lo hacía "a título individual". También manifestaron su rechazo el vicejefe de Gobierno, Diego Santilli y el vicepresidente del PRO, Federico Angelini.

La marcha repitió el marco de otros "banderazos" convocados por la oposición en fechas patrias previas como el 20 de junio y el 9 de julio, que recibieron luego el apoyo de dirigentes opositores como el ex presidente Mauricio Macri.