Roberto Baratta, el ex alto funcionario del Ministerio de Planificación Federal y de extrema confianza del ex ministro Julio De Vido, fue detenido por orden del juez federal Claudio Bonadio, a cargo de una causa por supuestas irregularidades en la compra de gas licuado.

El Congreso tratará la semana próxima el desafuero del ex ministro de Planifi cación

Baratta, detenido frente a su domicilio del barrio porteño de Belgrano, fue subsecretario de Coordinación y Control de Gestión del Ministerio de Planifi cación. La causa donde se lo imputa es la investigación de supuestas irregularidades en la compra de gas natural licuado (GNL) que llegaba en barcos a los puertos de Escobar y Bahía Blanca, caso por el que también está procesado De Vido, a quien también el juez Bonadio procesó en la víspera “con prisión preventiva” por el mismo caso.

El magistrado reclamó además su desafuero a la Cámara de Diputados, tal como había hecho el juez Luis Rodríguez en el marco de otro expediente, cuestión que se tratará el martes en comisión y el miércoles en el recinto de la Cámara Baja.

El juez Bonadio ordenó la detención de Baratta por considerarlo uno de los armadores de una estructura para importar GNL sin licitaciones ni concursos de precios sobre el valor del producto.

Baratta llegó al ministerio tras forjar una amistad en el año 2000 con el entonces gobernador de Santa Cruz, Néstor Kirchner, y su ministro de Gobierno, Julio De Vido.