El paquete estímulo lanzado por el Gobierno en busca de garantizar el ingreso de dólares desde los sectores exportadores sigue capitalizando adhesiones y rechazos: la Mesa de Enlace acusó a la Casa Rosada de "no haber sido consultados", por lo que el ministro de Agricultura, Luis Basterra, negó falta de diálogo. 

"Yo hablo casi semanalmente con las entidades del agro y estamos trabajando de manera coordinada en distintos temas", enfatizó el funcionario en diálogo con AM750.

Entre los puntos que inauguró la estrategia oficial, se dispuso la disminución de la alícuota sobre el derecho de exportación de la soja al 30% para el mes de octubre, con su continuidad en aumento progresivo hasta enero de 2021.

"La medida presentada busca inducir a que liquiden los granos para generar divisas. La economía empieza a reactivarse y se van a necesitar divisas para las importaciones”, remarcó Basterra. 

En la misma línea, el titular de la cartera de agricultura redobló la apuesta contra la Sociedad Rural Argentina, Coninagro y la Confederación Rurales Argentina, fisura que ya había sido destaca días atrás cuando excluyó a la Federación Agraria Argentina, también parte de la Mesa de Enlace, en querer hacer una segmentación entre los productores: "Una parte de la Mesa de Enlace no quiere que haya retenciones", señaló. 

Basterra explicó los beneficios que lograría el sector con el nuevo estímulo: "Si el productor entiende que el valor soja es atractivo y lo convierte en dólares a través de un bono, va a realizar una transacción al valor que él estaría vendiendo su grano”.