El detenido ex líder de la barra brava de Independiente, Pablo "Bebote" Álvarez, ratificó ayer ante el juez federal de Quilmes, Luis Armella,sus dichos sobre el dirigente camionero y titular del Club Independiente, Hugo Moyano, y su hijo Pablo, amplió detalles acerca de sus acusaciones sobre maniobras de lavado de dinero, pero no presentó pruebas que acrediten los hechos.

Álvarez, dio cuenta de empresas vinculadas al gremio de Camioneros y al club Independiente, a través de las cuales se habría lavado dinero. Entre esas empresas que nombró como utilizadas para lavar activos, mencionó a Aconra, firma vinculada a la pareja de Moyano, Liliana Zulet.

El ex jefe de la barra del Rojo de Avellaneda también nombró otras empresas, como Garbarino, Acindar y Loma Negra. Planteó que la dirigencia del club realizaba aprietes para hacerse de bienes de esas empresas y utilizarlos en obras de la entidad deportiva.

"Bebote", quien dijo tener miedo y pidió ser admitido como testigo protegido, también aseguró que en el club se hacían figurar ingresos por montos inferiores a los reales. "Toda la declaración carece de relevancia porque no acompañó pruebas", dijo por su parte, Daniel LLermanos, abogado defensor del sindicalista, quien agregó que Alvarez habría reconocido "que obró por resentimiento personal contra Moyano, quien rechazó permanentemente sus exigencias".