Llegó tras varios cargos de gestión en Santa Fe a la Ciudad de Buenos Aires directo al Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat hace 10 meses y asegura que en ese tiempo hizo un “acto de conciencia aceleradisimo” sobre la mirada de género y las diversidades por la “transversalidad” de las políticas específicas. La ministra María Eugenia Bielsa cree que la arquitectura tiene el desafío de resolver las necesidades en “cada momento de la vida”, que el Estado debe articular con el sector privado para aportar ese “cobijo” que es la vivienda y que junto a la generación de trabajo, se avanza hacia un mecanismo que garantiza la inclusión en los sectores más vulnerables.

En una entrevista con BAE Negocios, la titular de la cartera de vivienda analizó cómo la situación habitacional “compleja” a nivel país que se recrudece con la pandemia de coronavirus afecta más a las mujeres y a la población LGBTIQ+, qué sucederá con el programa Procrear 2020 en ese marco y en qué lineamientos piensa el Ministerio para diseñar un plan de alquileres sociales, un punto aún pendiente de la reciente Ley 27.551.

- ¿Qué factores dificultan el acceso de las mujeres y la diversidad a la vivienda?

Cada vez que trabajamos con el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad nos damos cuenta de la tremenda ausencia de políticas activas que tengan en cuenta este universo. Hemos tomado plena conciencia como Estado nacional de que hay brechas laborales, de ingresos, de tareas de cuidado que tenemos que atender y reducir con propuestas proactivas. En el plan Procrear 2020 hemos incorporado líneas de crédito personales que son otorgadas rápidamente y en el último sorteo, incluimos 7000 (cupo del 20%) para jefas de hogar u hogares monomarentales. Esto viene cumplir con esta política de implementación de acciones comprometidas con la igualdad de género y con el fin de empezar a cerrar esta brecha de acceso a la vivienda o de mejoramiento. Para nosotros, las cuestiones medioambientales, de discapacidad o adaptabilidad, de género y diversidades son imperativos transversales a todo lo que hacemos en el Ministerio

- ¿El cupo va a continuar?

Sí. Queremos seguir con la idea de promover que las mujeres que llevan adelante hogares monomarentales tengan una valoración más. Además, alentamos como criterio que las viviendas se escrituren a nombre de la mujer en una pareja heterosexual. Tenemos en cuenta que la que continúa realizando las tareas de cuidado cuando la relación se disuelve, es ella.

- La nueva Ley de Alquileres contempla un alquiler social en especial para quienes acrediten estar en situación de violencia por motivos género, pero aún no se aplica

Estamos trabajando en el diseño. Es una medida más que interesante y seguramente la necesidad se intensificará ya que luego de la pandemia, para algunos sectores será más dificultoso acceder a un crédito hipotecario o inclusive una vivienda social. Debemos pensar programas que tengan en cuenta la diversidad en el modo de habitar y experiencias que se puedan trasladar a las distintas regiones del país. Una vivienda de 54 metros cuadrados puede quedar grande para alguien que vive solo en la ciudad pero chica para una familia ampliada en provincia, que puede requerir el acceso al suelo como actividad productiva. Incluso los más jóvenes pueden tener el alquiler como proyecto de vida, ir cambiando de lugar y utilizar sus ahorros para capacitación profesional. Otra realidad es la de las mujeres en situación de violencia de género que muchas veces por no tener donde ir, vuelven a donde su agresor. Son todas diversidades que una política pública como un alquiler social debe contemplar. 

- Por la discriminación y la falta de empleo, la situación habitacional de las trans y travestis es de riesgo. ¿Se piensa en diseñar políticas específicas?

Las políticas de discriminación positiva nos ha permitido a las mujeres llegar a lugares a los que no hubieramos podido llegar si no hubieran existido. Las personas LGBTIQ+ padecen de mucha estigmatización y es importante que reciban un trato equivalente a todos.

- Los proyectos de urbanización de barrios populares fueron trasladados hace unas semanas a la órbita del Ministerio de Desarrollo Social, ¿qué tipo de medidas se pueden implementar para reducir brechas?

Quienes más asisten en los momentos de crisis a la situación de los barrios populares son las mujeres. En estas crisis, los sectores populares expresan lo mejor de la solidaridad que a veces no se expresa en los sectores medio bajos y medios. Claramente las mismas políticas que aplicamos en términos generales intentamos aplicarlas en todos los sectores. En este caso, son muy importantes las cooperativas de mujeres o coordinadas de mujeres. La promoción de la participación de las mujeres en la toma de decisiones. 

Además, cuando pensamos en una vivienda siempre pensamos en que tenga equivalentes calidades para cualquier sector social. La calidad tiene que ver con el proyecto, con la calidad de los materiales y con las terminaciones.

- ¿Qué otras políticas acompañan a las de vivienda para facilitar el acceso?

Cuando hablo de la relación entre trabajo y vivienda lo vinculo a dos cuestiones. Por un lado, la vivienda es un elemento dinamizador por excelencia. Se inicia y se termina rápidamente y la movilización económica que genera es muy importante porque uno puede pensar en planes de vivienda que se inicien y se terminen en ocho meses, por ejemplo. En programas de vivienda de framentos de entre 20 y 80 viviendas que se pueda terminar en ese plazo por el otro lado la mano de obra es local. Toma mano de obra calificada y no calificada, tiene muy poco impacto de insumos importados, el 95% de los insumos de construcción son nacionales. Pero podría decir que hasta el 100%. Es una industria que en seguida repercute en las economías locales. 

En el ámbito laboral, las cooperativas de mujeres son muy importantes. Ellas están en todo el proceso y controlan las terminaciones. Hay, además, otra dimensión de las cosas: el acceso al suelo dentro de la vivienda para poder producir alimentos propios para el consumo familiar son experiencias empujadas por jefas de hogar. Realmente hay un circulo virtuoso entre vivienda, producción, trabajo, políticas de género y diversidad que me parece más que entusiasmante. 

Más notas de

Eugenia Muzio

Cáncer de mama: por qué la desigualdad de género dificulta los tratamientos

"Muchas mujeres no quieren realizar los tratamientos por el miedo a perder el pelo", advirtieron desde Bridge The Gap

A un año de la cuarentena, urgen medidas de inclusión laboral LGBTIQ+

Se estima que nueve de cada diez personas travestis y trans no tienen un empleo formal

A un año de la cuarentena: el costo para las mujeres y el desafío de la dualidad

El Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) fue paliativo en plena cuarentena por coronavirus pero no es suficiente

Género e inclusión: con la experiencia del IFE, el BCRA prepara proyectos de educación financiera

"La violencia es un mecanismo para que las mujeres sigan segregadas en determinados puestos laborales", explicó Celeste Perosino de cara al 8M, Día Internacional de la Mujer

Sin el IFE y sin nuevos ingresos, las mujeres se endeudan más

La bancarización llega a manos de las mujeres y las personas trans y travestis principalmente “por cobro de AUH, IFE y/o Potenciar Trabajo”

Cupo laboral travesti trans: "Queremos un Estado que promueva la diversidad"

La expectativa de vida promedio de una persona trans es de 40 años

El día a día de un refugio para mujeres en situación de violencia y las trabas para el acceso a una vivienda segura

En el 95% de los casos las mujeres que van a los refugios son las que están en extrema situación de vulnerabilidad económica y social"

El Estado llega tarde dos veces: qué hizo el Gobierno de Alberto Fernández con los hogares para mujeres que abandonó Macri

La gestión de Cambiemos dejó tres refugios sin terminar. El Gobierno de Fernández avanzó con la construcción de uno, cambió el proyecto de otro y olvidó el tercero

Empleadas domésticas: del maltrato a la discriminación económica

Sólo la mitad de las empleadas domésticas logró cobrar el IFE

Piso pegajoso y techo de cristal, glosario de género que explica la situación de las mujeres en las empresas

Piso pegajoso y techo de cristal, las mujeres en las empresas