El oficialismo analiza realizar cambios al proyecto de Biocombustibles que presentó en el Congreso ante el rechazo de la mayoría de los representantes del sector y de la oposición; en tanto, el Ejecutivo nacional se prepara para prorrogar la ley actual, que vence el 12 de mayo, a fin de dar tiempo al bloque oficialista para que consensue las modificaciones con las demás bancadas de la Cámara de Diputados.

En el Frente de Todos tienen dos problemas para avanzar con la iniciativa que presentó el diputado Marcos Cleri. No cuentan con el protocolo de funcionamiento remoto, ya que está vencido, pero sobre todo no tienen el apoyo necesario. A eso se suma que están apremiados por los tiempos: en menos de una semana caduca la norma 26.93. 

Frente a ese escenario, el oficialismo reforzó sus conversaciones con algunos gobernadores, en especial con el mandatario cordobés, Juan Schiaretti, para acordar posibles cambios al texto. Lo que preocupa al titular del bloque oficialista, Máximo Kirchner, no es el rechazo de Juntos por el Cambio, sino que no cuenta con la aprobación del interbloque Federal, que conduce Eduardo "Bali" Bucca. Los diputados de Córdoba Federal expresaron en reiteradas oportunidades sus cuestionamientos a la letra del proyecto y reclamaron que se prorrogue por cuatro años más el Régimen de Regulación y Promoción de la Producción y Uso Sustentable de Biocombustibles. 

Las negociaciones comenzaron semanas atrás, sin embargo, por ahora, no lograron llegar a un acuerdo, por lo que no se avanzó con la firma del dictamen. En las reuniones informativas que realizó la comisión de Energía y Combustibles, que preside Omar Félix, los representantes del sector también dejaron en claro su oposición al proyecto del oficialismo, básicamente objetaron que se lleva a 5% el corte con biodiesel para el gasoil y pidieron que continúe en el 10%, como está fijado actualmente. Según un integrante de esa comisión, el miércoles próximo -día en que vence la ley-podría haber un nuevo encuentro, esta vez de manera presencial a raíz de que no está en vigencia el protocolo. 

La iniciativa presentada establece que la nafta que se venda en el país deberá cumplir con un mínimo obligatorio de 12% de bioetanol, y el gasoil tendrá al menos 5% de biodiésel. El biodiésel y el bioetanol no estarán gravados por el Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL). En caso de aprobarse, tendrá vigencia hasta el 31 de diciembre de 2030 y el Poder Ejecutivo nacional podrá extenderla por 5 años más, por única vez. La autoridad de aplicación será la Secretaría de Energía.

Mientras en el Congreso intentan acercar posiciones, el Ejecutivo nacional se se encamina a prorrogar la norma 26.093 por 60 o 90 días a través de un decreto para dar tiempo al Congreso a que avance con la discusión de una nueva ley, según fuentes parlamentarias.

Aunque el debate sobre la ley de Biocombustibles está centrado actualmente en la Cámara baja, el senador oficialista Adolfo Rodríguez Saá le envió hoy una carta al titular del bloque del Frente de Todos, José Mayans, para que "tramite ante quien corresponda, una prórroga de al menos 6 (seis) meses, para encontrar los consensos necesarios para el dictado de una nueva ley que beneficie al Pueblo Argentino".