El Gobierno de Bolivia  rechazó un acuerdo de reciprocidad en materia de salud que le propuso la Argentina, para la atención médica gratuita en los hospitales públicos.

La administración del presidente Mauricio Macri, a través de la Embajada en Bolivia, había solicitado en octubre pasado  suscribir a un Convenio en Materia de Asistencia Médica, para que  los ciudadanos argentinos pudieran atenderse de forma gratuita en  los hospitales de ese país, tal como lo hacen aquí los  bolivianos.

La Cancillería del Gobierno de Evo Morales contestó el pedido  de Argentina a través de una resolución presentada ante el  embajador argentino en La Paz, Normando Álvarez García, el 5 de febrero pasado.

En el mensaje, la administración vecina explicó que había  hecho consultas al Ministerio de Salud, que respondió con un  detalle de quiénes eran los beneficiarios de su sistema de salud, en el que no están incluidos los extranjeros.

“Son beneficiarios de la atención integral y protección financiera de salud todos los habitantes y estantes del  territorio nacional que no cuenten con algún seguro de salud”,  afirmó la nota.

El gobierno boliviano también aclaró que su sistema alcanza a  “mujeres embarazadas desde el inicio de la gestación hasta los  seis meses posteriores al parto; a los niños menores de cinco años; mujeres y hombres a partir de los 60 años; mujeres en edad fértil respecto a atenciones de salud sexual y reproductiva; y  personas con discapacidad”.

“Por lo tanto, no corresponde la suscripción del indicado  convenio”, finalizó la respuesta de las autoridades bolivianas.

La respuesta al pedido de suscribir un acuerdo de reciprocidad  en materia de salud se conoció este martes y dio impulso a la   iniciativa del oficialismo para debatir en el Congreso el cobro a  extranjeros no residentes por la atención médica en el país, algo que busca implementar en breve el gobierno de Jujuy.