Luego de que se frustrara la posibilidad de una reunión para el próximo 1 de marzo, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, instó a los cancilleres de su país y de la Argentina para que acuerden una fecha en la que sea posible mantener su primer encuentro con Alberto Fernández desde que ambos son mandatarios.

"Dependerá de los cancilleres", sostuvo ayer el mandatario brasileño al ser consultado por la prensa de su país sobre la reunión con su par argentino.

La intención de Bolsonaro era verse con Fernández el 1 de marzo en Montevideo, aprovechando la ceremonia de asunción de Luis Lacalle Pou, pero esta chance quedó sepultada debido a que el mandatario argentino ese día debe dar su primer discurso de inicio de sesiones ordinarias del Congreso por lo que no acudirá a la ceremonia en Uruguay.

"En ese día hay un evento en Argentina, el inicio del año legislativo, y Fernández difícilmente podría acudir. Yo les dije que podía quedarme más tiempo en Uruguay en caso de que él fuera a Montevideo. Parece que ahora no habrá tiempo para cumplir esa agenda", explicó Bolsonaro.