En las seccionales de la UOM, tanto Vicente López a cargo de Emiliano Gallo como en la de Morón que comanda Souto, a la labor sindical se le sumó la actividad social para incluso llevar bolsones de comida a los trabajadores suspendidos o en situación complicada. "En las comunidades siempre tenemos un trabajo social y ahora se incrementó. Eso va más allá de la representación sindical de nuestros compañeros en defensa de sus derechos y los convenios de labor. La situación de estos días hace que se redoblen esfuerzos, pero es nuestra obligación", dijo Souto.