El Tribunal Oral que juzga al ahora detenido ex vicepresidente de la Nación Amado Boudou por la venta de la imprenta Ciccone Calcográfica lo autorizó hoy a no estar presente mañana en una nueva audiencia de ese proceso, con lo cual evitará ser trasladado desde el penal de Ezeiza. 

Los jueces Gabriela López Iñiguez y Néstor Costabel votaron a favor de conceder un pedido del abogado de Boudou, Eduardo Durañona, para eximirlo de estar presente en la audiencia de mañana, en la que comenzarán a declarar testigos, según la resolución del Tribunal Oral Federal 4 firmada hoy.

En tanto, según consignaron fuentes judiciales, en disidencia votó el juez Oscar Bertuzzi. En cambio, el amigo y socio de Boudou, José María Nuñez Carmona, sí será trasladado desde la cárcel de Ezeiza porque tiene que prestar declaración indagatoria.

Durañona había solicitado a media mañana al Tribunal que revea una resolución firmada el mismo día de la detención de Boudou por orden del juez federal Ariel Lijo, en la que se le ordenaba estar presente en el debate oral.

El Tribunal “debe comprender que cada comparecencia compulsiva e innecesaria que se pretende, desde su lugar de detención, dada la distancia existente y las características de los medios en los que se producirá el mismo, implica no sólo someterlo a un innecesario trato vejatorio, sino inclusive al montaje de un importante operativo de seguridad por parte de la policía y el Servicio Penitenciario”.

En el marco de ese debate, para mañana está previsto el testimonio de Laura Muñoz, ex esposa de otro acusado, Alejandro Vandenbroele.