El ex vicepresidente de la Nación Amado Boudou reiteró hoy que hubo órdenes para difundir las imágenes del momento de su detención el 3 de noviembre último, al declarar como testigo en su propia denuncia, ante el juez federal Sebastián Ramos.

Boudou fue trasladado poco antes de las 11 desde la cárcel de Ezeiza para presentarse en el juzgado de Ramos y declarar bajo juramento de verdad que la mañana del 3 de noviembre, un efectivo de traje que parecía a cargo del operativo para detenerlo tomaba fotos y filmaba.

El ex vicepresidente dijo al juez que al pedir que evitara hacerlo, el hombre le dijo que “cumplía órdenes”, mientras enviaba y recibía mensajes en su celular. Boudou volverá a ser trasladado a los tribunales de Retiro el jueves próximo para ser indagado por el mismo juez que ordenó detenerlo, Ariel Lijo, en otra causa en su contra por el supuesto uso de facturas truchas para justificar gastos en el exterior cuando era ministro de Economía.

Ramos investiga la denuncia que presentó Boudou por la difusión de imágenes que lo mostraron descalzo y en pijama, tras abrir la puerta a los efectivos de Prefectura que, el el 3 de noviembre pasado, llegaron a detenerlo en su departamento de Puerto Madero.

Por el momento en la causa están imputados los prefectos que participaron del operativo y se pidió peritar los celulares que tenían en ese momento para determinar a quiénes enviaron mensajes.