La Ministra de Seguridad Patricia Bullrich brindó esta mañana una conferencia de prensa, luego de que un jóven mapuche, Rafael Nahuel, fuera asesinado de un balazo el sabado pasado. Acompañada del Ministro de Justicia, Germán Garavano, defendieron el accionar de la Prefectura, y volvieron a apuntar contra el RAM.

Bullrich comenzó enviándole el pésame a la familia del joven, aunque rápidamente viró el discurso hacia los grupos armados del sur del país. "Son grupos violentos que no respetan la ley. No reconocen a la Argentina". Aseguró que no son grupos de protesta ni tienen reivindicaciones, sino que son grupos que "han tomado a la violencia como forma de acción política".

En cuanto a un supuesto enfrentamiento, Bullrich sostuvo que, de acuerdo al informe de Prefectura, se encontraron "armas de alto calibre", aunque al narrar la llegada de las fuerzas al lugar, afirmó que los manifestantes se encontraban "en formación militar, con armas blancas, cuchillos, lanzas y máscaras de gas".

La Ministra continuó asegurando que el operativo estuvo justificado y se llevó a cabo de forma correcta. "Llevamos a cabo una acción totalmente enmarcada en la ley frente a una acción ilegal, violenta e inaceptable para la democracia de un pueblo que vive en paz". Reiteró además que se seguirán llevando a cabo operativo frente a estos grupos. "Las fuerzas federales no van a aceptar que un lugar sea custodiado por un grupo fuera de la ley. Quieren imponer una ley distinta a la del resto de los argentinos", afirmó.

Al tomar la palabra Garavano, hizo énfasis en la intención del Gobierno de abrir un dialogo con "todo grupo pacífico que pueda tener una protesta, pero que quiera resolver los problemas en el marco de la ley". Tanto el Ministro de Justicia como Bullrich, afirmaron tajantemente que "no va a haber ningún tipo de diálogo con grupos violentos".

"El Gobierno ha generado espacios para encontrar soluciones. El Estado no puede permitir la violación de la ley o la extorsión como modo de vulnerar la ley y poner en crisis al Estado de derecho." Garavano se refirió también a la Ley de Pueblos Originarios que está siendo tratada en el Congreso, asegurando que es clave para solucionar el conflicto.

Por último, afirmaron que se abrió un diálogo con el gobierno chileno para llevar una acción conjunta. "Hace tiempo que esta esta situación que estaba tapada y solo conocía la gente que vive en el Sur. Nuestro gobierno piensa que es fundamental poner la ley como centro de las relaciones sociales." 

"Se acabó el mundo del revés" sentenció Bullrich en su última intervención.