El oficialismo de la Cámara de Diputados aspira a retomar en las próximas semanas el debate del proyecto de reforma del Ministerio Público, tras la renuncia de la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, que proponía entre otras cuestiones limitar el mandato del procurador a cinco años.

El debate del proyecto -que había sido consensuado con los diferentes bloques parlamentarios fue finalmente postergado en octubre del año pasado luego de que la propia diputada de la Coalición Cívica-Cambiemos, Elisa Carrió, planteó cuestionamientos al dictamen de mayoría, al sostener que no estaba de acuerdo con buscar desplazar a Gils Carbó a través de una ley.

“Creemos que hay que avanzar sobre el proyecto porque había mucho consenso en general. Lo que dificultó en esa oportunidad fue que algunos creían que era por Gils Carbó. Ahora con la renuncia hay que buscar versiones superadoras para darle certezas al nuevo procurador”, aseveró la diputada del PRO Silvia Lospennato, secretaria parlamentaria del bloque en declaraciones a Télam.

Lospennato puso de relieve la necesidad de avanzar en la reforma del Ministerio Público, que incluye la modificación del sistema de remoción, en línea con el fallo del juez en lo Contencioso Administrativo Federal Pablo Cayssials, que declaró la inconstitucionalidad del artículo 76 de la ley orgánica del Ministerio Público, que preveía el mecanismo de juicio político para remover a un procurador general por mal desempeño.

En ese sentido, la diputada del PRO recordó que las comisiones parlamentarias tienen plazo hasta el 20 de noviembre para emitir dictámenes y destacó que “sería bueno aprobarlo antes de fin de año para que el dictamen no se caiga”.

En esa misma línea, se había pronunciado esta mañana el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, quien expresó su confianza en que el Congreso logre aprobar antes de fin de año el proyecto de reforma de la ley orgánica del Ministerio Público Fiscal, en paralelo al proceso de designación de quien reemplace a Alejandra Gils Carbó al frente de la Procuración a partir del primer día del 2018.

Ahora y tras la renuncia de Gils Carbó, el oficialismo aspira a retomar ese debate en las próximas semanas y avanzar en un acuerdo con la mayoría de los bloques, sobre todo con el Frente Renovador y el Bloque Justicialista, para debatir antes de fin de año el proyecto.

El oficialismo había postergado el debate del dictamen de mayoría en octubre de 2018 luego de que Carrió, que se mostró contraria al contenido de la iniciativa por considerarla inconstitucional, provocó una grieta entre los propios integrantes del interbloque Cambiemos, que acordaron dejar a un lado el proyecto y sesionar, en cambio, con otros temas pendientes.

Los cuestionamientos de la líder de la Coalición Cívica al proyecto de reforma del Ministerio Público Fiscal, plasmados en una serie de observaciones al dictamen de mayoría, plantearon el rechazo de ese espacio a la iniciativa por considerarla inconstitucional y apuntaron a que, para un eventual desplazamiento de Alejandra Gils Carbó, debería utilizarse el resorte del juicio político y “no un acuerdo corporativo”.

  • Activan el proceso de selección

El oficialismo estimó que el proceso para reemplazar a la procuradora Alejandra Gils Carbó, llevará “de dos a cuatro meses”, aunque primero avanzará con la reforma de la Ley del Ministerio Público Fiscal.

Si bien la renuncia de Gils Carbó se hará efectiva a partir del 31 de diciembre, el Poder Ejecutivo, que debe enviar el pliego de su reemplazante al Senado, puede activar el trámite con anterioridad a esa fecha. No obstante, el ministro de Justicia, Germán Garavano, adelantó que la selección del nuevo jefe de los fiscales “es un proceso que va a durar entre dos y cuatro meses”.

“Es un proceso que es igual que el de un ministro de la Corte: una vez que se elige el candidato, se van a publicar los antecedentes, eso abre un período de acompañamientos o impugnaciones, y su aprobación se tiene que dar con los dos tercios” del Senado, precisó Garavano.

Al respecto, el funcionario indicó que “va a haber una negociación” con la oposición en la Cámara alta para conseguir los votos necesarios para la aprobación del pliego del postulante, dado que el oficialismo no llega por si solo a la mayoría de dos tercios.