El Gobierno porteño ordenó este jueves por un decreto a los efectores del sistema de salud privado y los de la seguridad social de la Ciudad a "reprogramar y suspender" por 30 días corridos "la atención programada y las intervenciones médicas vinculadas a patologías que con criterio médico no sean de carácter urgente".

La decisión responde a la intención de "contar con la mayor cantidad de recursos asistenciales disponibles que permitan la atención de pacientes con Covid-19, tanto ambulatoria como de internación".

La normativa, que lleva la firma del jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, del ministro de Salud local, Fernán Quirós, y del jefe de Gabinete, Felipe Miguel, fue publicada este jueves en el Boletín Oficial de la Ciudad de Buenos Aires, por lo que ya entró en vigencia.

Entre los fundamentos de la medida, el gobierno porteño precisó "el estado actual de la situación de emergencia epidemiológica, atento el elevado número de casos e incremento del nivel de ocupación de camas, tanto generales como de cuidados críticos, que se está verificando en esta etapa de la pandemia".

La provincia de Buenos Aires dispuso una medida de igual características un día antes, en el contexto de la cercana saturación del sistema de salud en el AMBA, que tiene una ocupación del 75% promedio según la cifra oficial pero que en algunos hospitales y clínicas supera el 90%.

Noticia en desarrollo