En la previa al Día Mundial del Medio Ambiente, el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, pidió "pensar y repensar" las "prácticas productivas", debido a que el coronavirus y otras enfermedades de la época, como la malaria y el dengue, son "producto de la deforestación".

"El coronavirus nos llama a la reflexión. Nos pone en un lugar de pensar y repensar no solo las prácticas domésticas sino también las productivas", sostuvo el funcionario nacional con la vista puesta en la etapa de reconstrucción, una vez que pase la pandemia de coronavirus.

Además, el ex diputado nacional sostuvo que "no se trata de andar con el dedo acusador" sobre los culpables de la contaminación sino de encarar "un proceso de diálogo y revisión de prácticas productivas".

"El sector productivo está obligado a hacerlas. No solo por lo ambiental sino también por cuestiones económicas", afirmó.

E insistió: "Sobre el origen del Covid-19, la ciencia ha determinado que está cruzado con lo ambiental: la presencia del hombre sobre el ambiente hace que las enfermedades de la fauna silvestre, cuando degradamos su hábitat, pasen a los humanos".

"Lo ambiental cruza con lo económico: lo que vamos a querer hacer este año es recuperar el tiempo perdido en 2020. Se entiende que es necesario prender las maquinarias de la producción para crear empleo y mejorar la economía, pero sería inteligente hacerlo si atravesamos lo ambiental en la discusión", propuso el ministro.

Y concluyó: "Es hora de que repensemos esto y, el día después, cuando comencemos la nueva normalidad, tenemos el desafío de volver mejores. Si vamos a seguir de la misma manera, significa que no aprendimos nada o aprendimos poco".