El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, lamentó este jueves el récord de inflación del 2019 bajo la gestión del ex presidente Mauricio Macri y, a su vez, calificó como "muy malos" los resultados de pobreza. Por las devaluaciones y tarifazos, el gobierno de Cambiemos batió el máximo inflacionario desde 1991.

En conferencia de prensa en la Casa Rosada, Cafiero afirmó: "La inflación la vivimos los argentinos y las argentinas permanentemente y siempre las cifras llega después, por lo que ya lo padecimos". Este miércoles, el Indec difundió el dato del Índice de Precios al Consumidor de diciembre, que subió 3,7% en términos interanuales y acumuló un alza total de 53,8%. 

Luego de la normalización del Indec en 2016, el Estado volvió a medir la pobreza y calculó que afectaba en su momento al 32,2% de la población argentina. Sin embargo, Macri terminó su mandato con un alza de 3,2 puntos porcentuales en la pobreza y cerró en 35,4%, de acuerdo al último informe del organismo estadístico. El alza de precios en los últimos cuatro años fue de 300% con un promedio mensual de 3,8% en sus 18 meses finales.

En esa línea, Cafiero recordó que el propio Macri había solicitado que se lo evaluara por los resultados obtenidos en materia de pobreza y había afirmado antes de asumir su mandato que resolver la inflación sería "muy sencillo".

"Bueno, creo que obviamente lo hizo muy mal", señaló Cafiero sobre los resultados de pobreza en la gestión macrista y agregó que "obviamente si también se lo debía evaluar por la inflación, también evidentemente fracasó".

Por último, el jefe de Gabinete aseguró que el objetivo del Gobierno "es cambiar la prioridad, el Estado tiene que estar ligado a valores públicos y a valores comunes, que imparta justicia social" y puntualizó:  "Durante mucho años siempre estuvo el debate si el Estado era muy grande, si debía achicarse, si el Estado era muy grande, nosotros queremos que el Estado que imparta justicia social y para esos sus funcionarios deben estar convencidos de eso".

Cafiero remarcó ademásque para que "en Argentina deje de haber pobreza y hambre, el Estado tiene que dar respuesta, el Estado es el que tiene que impartir esa justicia permanentemente para que deje de haber uno de cada dos chicos que está debajo la línea de la pobreza y para que deje de haber 600 barrios populares y villas que sufren violencia y discriminación".