Tras la carta de la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, varios funcionarios del Gobierno Nacional comenzaron a esgrimir nuevamente críticas al Poder Judicial. En este caso el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, consideró que "en los últimos años la Corte aceptó solo dos per saltum y muy corporativos".

La prisión confirmada para el ex vicepresidente Amado Boudou inauguró un nuevo ciclo de funcionarios que se refieren a la Justicia y a su funcionamiento. El presidente, Alberto Fernández, recibió el informe de la “comisión de especialistas” que debían determinar recomendaciones sobre el funcionamiento de la Corte Suprema entre otros temas.

Cafiero, al igual que Fernández y la decisión dividida de la comisión, criticó a la corte y dijo que en sus fallos “tiran la pelota a la tribuna” además de asegurar que “la justicia no está funcionando de forma adecuada y ahí se inscribe la reforma judicial que tiene media sanción", proyecto que ya superó el Senado.

Sobre la política en materia judicial del kirchnerismo en sus anteriores períodos, el jefe de Gabinete aseguró que desde ese espacio “se denunció la extorsión de lo que se conocía como la 'mayoría automática de la Corte', dando inicio a un proceso virtuoso que culminó con la Corte Suprema más independiente y prestigiosa de las últimas décadas". Entre esos miembros estaban los actuales Ricardo Lorenzeti, Elena Highton y Carlos Maqueda.

Cafiero también consideró que la elección de la Corte se realiza “de forma arbitraria” y argumentó que al no ser nombrados en elecciones a través del voto popular, este cuerpo “no se revisa a sí mismo”.  De todas formas, también afirmó que el Gobierno no va a impulsar el juicio político contra estos Ministros ni tampoco tienen que ver estas consideraciones con que “haya que votar a los jueces".

Esa fue una de las propuestas que se realizó durante el mandato de Cristina Fernández, que luego quedó descartada porque la Corte la consideró inconstitucional. La vicepresidenta, en su carta de semblanza sobre el primer año de gestión, cargó contra todos los miembros del tribunal, excepto contra Maqueda.