Pese a la amenaza de tormenta, el Sindicato de Camioneros y Fadeeac llegaron a un acuerdo para dejar sin efecto la gestión de un bono de fin de año por valor de $14.000 destinado a los choferes afiliados a esa organización. "Primó la cordura," encabezó su comunicado la federación empresaria tras una reunión que mantuvieron su titular Daniel Indart, y el líder sindical Hugo Moyano. "Se convino no innovar en el pago del bono exigido por el gremio" resumieron los empresarios respecto la imposibilidad del sector de transporte de cargas para afrontar el pago de ese adicional, ad referendum de expresar una vez más el "contexto económico recesivo al que está expuesta la actividad".

Por último, Fadeeac destacó el "entendimiento necesario y maduro" que alcanzaron con Moyano para "preservar y potenciar lentamente al sector tan castigado por los incesantes aumentos en los costos y la carga impositiva". Antes de que se anunciara la decisión conjunta de dejar sin efecto el adicional, Pablo Moyano había apuntado a los empresarios por expresa cercanía al Gobierno de Cambiemos en detrimento de los trabajadores e incluso había contemplado la posibilidad de medidas de fuerza. Vale recordar que durante la negociación salarial del corriente año los transportistas lograron ser los primeros en perforar el techo paritario del 15%, previo a la sucesión de tormentas inflacionarias, en instancias con lances severos con el Ejecutivo Nacional.