Dolores Etchevehere, quien mantiene con sus hermanos una disputa judicial por la propiedad del campo familiar en Entre Ríos, y Ebe Closters, dirigente del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), describieron al Proyecto Artigas como una iniciativa destinada a los sectores "humildes" y "oprimidos" que busca la producción de alimentos y la soberanía alimentaria.

Convencida de que aún "viniendo de experiencias distintas" todos pueden ser parte de una iniciativa productiva "de alimentos sanos, trabajo digno y comercio justo", Closters declaró que el Artigas "es un proyecto de vida", del que participan las "30 mil familias" del MTE.

“Somos parte de la rama rural del MTE y acompañamos a Dolores en esta acción. El Proyecto Artigas está basado en tres ejes fundamentales: verdad, justicia y reparación histórica y tiene como objetivos generar trabajos en la agroecologia y la soberanía alimentaria en las provincias", dijo Closters en diálogo con Télam.

Explicó que, "en Entre Ríos, como en otras partes del país, el modelo extractivo es sojero, con agrotóxicos" e insistió con que la idea del Proyecto Artigas es "anteponer" a ese modelo "una manera distinta de producir la tierra".

"Tiene como objetivos producir alimentos sanos para el pueblo, generando trabajo digo y pensar la agroecología en términos hortícolas y otras actividades de nuestro campo, como la agropecuria, o la avícola", detalló.

Además, reflexionó: "Se puede convivir y se pueden llevar adelante otras maneras de trabajar la tierra, con trabajo y sin dañar el medio ambiente y que las Dolores como nosotras -que venimos de experiencia distintas y de otros actores comunitarios-, todas estamos excluidas, pero podemos construir un proyecto productivo y alimentario distinto".

El Proyecto Artigas, según Dolores Etchevehere

Por su parte, la propia Dolores Etchevehere explicó el último fin de semana que el Proyecto Artigas "arranca con el caso Etchevehere, pero buscamos extenderlo con una convocatoria a los sectores despojados y humildes, a las mujeres que son oprimidas o silenciadas y a todos aquellos y aquellas que consideren que sus derechos fueron vulnerados”.

Integrado por campesinos sin tierra, militantes, técnicos y organizaciones ambientalistas, el Proyecto Artigas se propone “trabajar la tierra respetando la naturaleza, sin envenenarla”, agregó la hermana de Luis Miguel Etchevehere.

Dolores Etchevehere puntualizó además los objetivos del proyecto a largo plazo, relacionados a la producción de alimentos y a lograr la soberanía alimentaria. "Nuestros objetivos son producir alimentos sanos y transitar este camino que va a ser muy arduo para lograr el objetivo de la soberanía alimentaria. Yo insisto: no puede ser que en un país como Argentina, en un mismo pueblo, en una misma ciudad, en ese mismo país, haya un chico que no coma y otro chiquito que sí. Que un niño no tenga un techo y otro sí. Eso está mal, muy mal y no puede ocurrir".

El día a día en la Casa Nueva de Entre Ríos

En Casa Nueva el régimen de la actividad diaria es la siguiente: se levantan a las 5.30, desayunan, desde las 6 se trabaja la tierra en surcos, a las 11 se almuerza, a las 14 todos participan de talleres de planificación laboral y a las 17 vuelven al trabajo en las quintas hasta las 21, hora de la cena.

La soberanía alimentaria "es el articulado de trabajo digno, producción de alimentos sanos, cuidado del medio ambiente y precios accesibles; son todos ejes con fuerte intencionalidad en la generación de trabajo genuino en nuestras poblaciones", afirmó Closters.

"El MTE representa hoy a más de 30.000 familias de agricultura familiar con estas características, organizadas junto a pueblos originarios y otros que también que ya vienen desarrollando experiencias rurales en distintos puntos de la Argentina", explicó la dirigente social.