La directora de Migraciones, Florencia Carignano, argumentó este martes que las políticas sanitarias de Brasil tuvieron influencia en la decisión del Gobierno nacional de restringir el regreso de argentinos en el exterior en momentos en que se busca impedir el ingreso de la variante Delta del coronavirus (covid-19).

"Brasil nos ha perjudicado a todos, en su descuido hacia la población en general, y ha hecho que a quienes tenemos frontera con ellos se nos complique la situación y mucho", sostuvo la funcionaria sobre el país presidido por Jair Bolsonaro, con quien el mandatario Alberto Fernández no tiene una buena relación.

"¿Qué nos gustaría más a nosotros que tener todas las fronteras abiertas? La gente a veces piensa que una está aburrida en la casa y dice ‘qué puedo hacer para molestar al resto’. La verdad es que esto es una complicación terrible para todos, pero como vengo diciendo siempre, la complicación número uno es la pandemia", sostuvo la funcionaria dependiente del Ministerio del Interior, que conduce Eduardo "Wado" De Pedro.

En declaraciones radiales, la titular de Migraciones dijo que las restricciones que sólo permiten el ingreso de 600 argentinos al país desde el exterior "son en beneficio de la gente" y planteó que cuando se llegue "a un determinado porcentaje de población vacunada", se va a "ir abriendo" esta situación.

"De esto salimos con un porcentaje determinado de vacunados, que será como en la mayoría de los países de un 60% o 70%.  Nosotros somos optimistas, pensamos que para septiembre u octubre vamos a empezar a hablar de otra Argentina, con más aperturas y posibilidades", finalizó.

La preocupación por la variante Delta

"Muchos están convencidos de que, porque tienen un PCR negativo, les hacen un antígeno en Ezeiza y la mayoría viene vacunada, ya está. Eso nos llevó a que la semana pasada se detectaran dos casos (de la variante Delta), uno venía de Estados Unidos y otro de Venezuela", señaló.

Y agregó: "A ninguno de los dos los detectó el PCR, ni el antígeno. Uno empezó a sentir síntomas a los tres días, pero para ese entonces ya había estado con el padre. Lo contagió y ahora está internado con neumonía. La cuarentena es para eso".

Hasta ahora se detectaron en el país cinco casos de la variante Delta en total, todos en viajeros provenientes del exterior. A los dos casos descriptos por Carignano se le suma un tercero detectado en un pasajero que llegó de Estados Unidos el 4 de junio, y otros dos detectados en menores de edad procedentes de Francia que ingresaron el 24 de abril.

Sin embargo, esos otros tres pasajeros respetaron los 10 días de aislamiento correspondientes por protocolo, por lo que no se detectó ningún otro caso por contacto estrecho ni circulación comunitaria de la cepa.

Cuándo abren las fronteras en Argentina

Las fronteras de Argentina se encuentran totalmente cerradas para el ingreso de turistas extranjeros.

En cambio, sí se permite el ingreso de 600 personas diarias por vía aérea al país, siempre y cuando se traten de argentinos o residentes.

Hasta el 25 de junio, ese número era de 2.000, pero fue restringido a 600 ante la preocupación del Gobierno por la posible llegada de más casos al país de la variante Delta.

La medida vence en principìo el próximo viernes 9 de julio, aunque, según trascendidos, las autoridades evalúan extenderla más allá en el tiempo.