El regreso a la labor de los trabajadores/as estatales con una sola dósis o ninguna vacuna se cuestiona desde el mismo oficialismo como también de algunos sindicatos que mantienen fluída comunicación con el Gobierno.

En efecto, la referente nacional de Igualar y asesora de la jefatura de Gabinete Carmela Moreau expresó que la decisión más segura es “que regresen solo aquellos que hayan completado su esquema de vacunación”.

En declaraciones a BAE Negocios Moreau pidió que la Casa Rosada revea su postura de incluir entre los trabajadores convocados, a tarea presencial, a los no quieren vacunarse y a los que tengan una sola dosis. “Esta decisión pone en riesgo a los empleados públicos y también a aquellos ciudadanos que se acercan a las distintas dependencias estatales”.

La asesora de la jefatura de ministros explicó que con equipo elaboraron un proyecto alternativo para que solo regresen a las oficinas aquellos empleados públicos que tengan las dos dosis de la vacuna desde al menos 14 días antes de la fecha de regreso.

“Cuando se es parte de un frente no se trata de marcar equivocaciones, sino de acercar propuestas para subsanarlas”, respondió en cuanto a su pertenencia a la actual administración.

Moreau explicó que si bien las vacunas que se dan en el país tienen una alta protección con una sola dosis, “hay una variación importante cuando se tienen las dos. La Sinopharm por ejemplo, la protección es del 65% para prevenir casos graves con una dosis y de casi el 80% con las dos. Ese 15% de protección extra es más importante que unos días más de trabajo presencial”, remarcó.

En cuanto a la tesitura oficial respecto a aquellos que no quieran vacunarse, Moreau propuso otorgarles una licencia sin goce de sueldo, “dado que su regreso a la presencialidad acarrea “un riesgo aún mayor que no puede controlarse mientras sigan eligiendo no inocularse”.

Dentro de esa tónica apeló a un ejemplo internacional, “el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos precisó en un estudio reciente que los no vacunados tienen 5 veces más posibilidades de contagiarse y 29 veces más de terminar internados”.

ATE Nacional

Además de los dichos de Moreau, hay posicionamientos sindicales en similar sentido. “El cumplimiento de la presencialidad se tornará difícil en los plazos fijados por el Ejecutivo”, dijo el secretario Adjunto de ATE Nacional, Rodolfo Aguiar a este diario.

“Son muchas las áreas estatales en las que todavía no se han aplicado estrictamente los protocolos Covid" y advirtió: “Estamos en las puertas de una tercera ola que no debiéramos subestimar. La aparición de nuevas variantes más contagiosas pueden modificar el escenario sanitario".

A consideración del sindicalista rionegrino, para que se haga efectiva esta decisión en los tiempos definidos por el Gobierno, “se deben acelerar todos los pasos para garantizar la provisión de elementos de protección personal y la capacitación de empleados y funcionarios de todos los sectores de la administración pública”, indicó.

“En esta nueva etapa, desde nuestro sindicato tenemos que estar junto a los trabajadores para velar por el cuidado de su salud y la de todos los destinatarios de las prestaciones estatales".