Tras reunirse con el presidente Mauricio Macri en la quinta Los Abrojos, la líder de la  Coalición Cívica-ARI, Elisa Carrió, votó en una escuela porteña y  resaltó que es “una elección tranquila y en paz con todo el país”,  al tiempo que le restó importancia a las críticas que sufrió por sus dichos sobre el caso de Santiago Maldonado y que pasó los últimos días “durmiendo y rezándole a Dios”.

“Uno no puede estar feliz, pero sí tranquilo y con la conciencia en paz”, sostuvo la primera candidata a diputada nacional de Vamos Juntos.

En declaraciones a la prensa en la Escuela Onésimo Leguizamón  del barrio de Recoleta, la ideóloga de Cambiemos fue consultada  sobre cómo se sintió tras las duras críticas que recibió por sus  declaraciones sobre el caso del joven artesano, que había  desaparecido el 1º de agosto y cuyo cuerpo fue hallado sin vida en  el Río Chubut el pasado martes.

“Durmiendo y rezándole a Dios. Confío en Dios”, manifestó la  referente oficialista, quien le restó importancia a las críticas  que sufrió: “Perdono a todos de corazón”.

“Uno no puede estar feliz, pero sí tranquilo y con la conciencia en paz”

Asimismo, justificó sus dichos sobre que había “un 20 por  ciento de posibilidades” de que Santiago Maldonado estuviera en  Chile: “Lo dije de buena fe. Sólo quería que apareciera con vida. Había una mínima posibilidad y uno confiaba en eso”.“Rezo por él. Dios lo tiene en sus manos”, agregó Carrió.    

En referencia a los comicios, la líder de la Coalición Cívica-ARI destacó que fue “una elección tranquila y en paz con todo el  país” y contó que sólo tomó “un café” con el jefe de Estado en la  quinta Los Abrojos, en el partido bonaerense de Malvinas Argentinas.

“Tomamos un café, porque me dormí y llegué tarde. Ahora, vamos  a descansar porque la noche va a ser larga”, concluyó la diputada  nacional