El 48% de las empresas todavía no definió si otorgará el incremento previsto para el segundo semestre, en medio de la emergencia Covid 19, respecto a trabajadores fuera de convenio.

Un 22% de esos empleadores ya decidió además que no hará incorporación alguna hasta 2021, prueba fehaciente de la crisis que impacta de pleno en el escenario del trabajo. Mientras que el 60% señaló que no estima modificar su dotación actual es decir no activar cesantías.

Según consta en el informe realizado por la consultora global Mercer, ese porcentaje cercano al 50% de los empleadores relevados no definió todavía si habrá cambios en el incremento salarial 2020 para el tramo laboral de julio a diciembre. Cabe consignar que no existen datos duros respecto a la cantidad de empleados que se desempeñan fuera de convenio.

La encuesta referida se realizó durante la última semana de junio pasado.

Hasta 2015 y bajo la gestión de Carlos Tomada al frente del ministerio de Trabajo de la Nación se expresaba que el 80% de los trabajadores formales se encontraban dentro de convenios colectivos. No obstante para diversos analistas del escenario laboral, sobre todo abogados especializados la cuantía de un número preciso tiene que ver con la magra o inexistente evaluación estadística el mercado de empleo que se registró en los últimos cuatro años.

Para el informe Mercer; un 23% de las empresas cree que mantendrá sin cambios el presupuesto para haberes; un 10% lo modificará a la baja, un 6% con alzas, un 9% lo trasladará a meses subsiguientes, y un 4% no otorgará mejora alguna.

En el ámbito del derecho laboral remarcaron a BAE Negocios que no corresponde sólo considerar en quienes se desempeñan fuera de los convenios colectivos al personal jerárquico, ya que la pauperización de especialidades, oficios y empleo digno de los últimos tiempos hace que hoy convivan bajo la tutela de diferentes empleadores, trabajadores dentro de convenio y fuera del mismo, sin que en esta condición sea excluyente la ponderación de jerárquico, ejecutivo u otras calificaciones.

Respecto al informe que tuvo acceso este medio y el escenario económico, la proyección de inflación que consideran las empresas para 2020 es de 42%, por debajo de algunos registros privados que marcan el 45,4%.

“Todavía hay mucha incertidumbre respecto a si se otorgará o no el incremento del segundo semestre. Esto dependerá en gran medida de cómo evolucione la economía y su impacto en los negocios y la inflación. Frente a esto, habrá compañías que no lo otorgan, otras que lo hacen pero en meses posteriores o con % menores a los previstos originalmente”, destacó Ivana Thornton, directora de Mercer.

La encuesta sondeó también el pago del Sueldo Anual Complementario (SAC) en este mes y el 88% de los empleadores dijo que lo abonó en tiempo y forma. Del 12% restante un 76% pagó el medio aguinaldo de junio, mientras que un 24% está evaluando pagarlo en cuotas; en sintonía con el decreto que habilitó esa dinámica para el sector de empleados públicos.

Ya pensando en el fin de la pandemia, lo que vendrá y los vectores salariales 2021, sólo un 9% manifestó tener una estimación, siendo esta del 40% anual.

Mercer consignó que una cuestión que ya está en agenda de las empresas es un incentivo de corto plazo (bono) sobre el desempeño 2020 a pagar el año próximo. Un 14% modificó sus estrategias salariales en el nuevo contexto y un 36% todavía no definió si tomará o no medidas en este aspecto. No obstante, el 50% respondió que no tiene intenciones de modificar sus políticas ni las metas.

A la hora de consulta puntual sobre nuevas contrataciones, el 60% manifestó no tener previstas modificaciones sobre la dotación actual y un 22% suspendió cualquier incorporación hasta 2021.