A la par de profundizar la condena al comunicado difundido por Juntos por el Cambio pocas horas después de la noticia del asesinato en El Calafate de Fabián Gutíerrez, ex secretario de Cristina Fernández, el oficialismo aprovechó para buscar mostrar divisiones en el principal espacio opositor.

"Siguen ensuciando y tratando de vincular a nuestra vicepresidenta. Cristina Kirchner no tiene un pomo que ver con esto", se quejó por la mañana el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, que agregó: "Si las partes descartan el tema de Cristina Kirchner, por qué se mete la política, es un estiramiento para generar más miedo, siembran odio".

Por su parte, el ministro de Defensa, Agustín Rossi, salió al cruce de la convocatoria de ciertos sectores a una marcha contra el Gobierno para el 9 de julio y señaló que "intentan crear un clima destituyente en base a falsedades".

"Los opositores que sólo quieren desgastar al Gobierno para posicionarse hay que tenerlos identificados y tratar de no cometer errores", subrayó.

En declaraciones radiales, afirmó: "Aparece una oposición con los sectores más recalcitrantemente de derecha y con el aliento de algunos medios de comunicación que no tienen ningún tipo de límite. El carancheo político que han hecho sobre el cadáver de Fabián Gutiérrez es una canallada política".

Con la misma lógica, el ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense, Andrés Larroque, atribuyó los ataques a “un grupo muy reducido conducido por el ex Presidente (Mauricio Macri)" el que busca "defaultear la democracia".

Larroque aseguró que "hay muchos actores ajenos a nuestros gobiernos (Ciudad y Provincia) tratando de tensar la relación, o generar alguna provocación en la que no queremos entrar de ninguna manera". El funcionario bonaerense enfatizó que en el AMBA se está "trabajando muy bien", a pesar de los "matices de ser gobiernos de distinto signo político", pero aclaró que por la pandemia hay que "mantener la unidad".

Además, remarcó que Horacio Rodríguez Larreta "no tiene injerencia en eso" de lo que proponen "sectores marginales de Juntos por el Cambio que no están a la altura de la circunstancia", y que según precisó "deberían llamarse a la reflexión".

La misma línea argumental siguió el Jefe de Gabinete del Ministerio de Relaciones Exteriores, Guillermo Justo Chaves, que expresó su preocupación por el "grado de odio e irresponsabilidad con el que actúa parte de la dirigencia de Juntos por el Cambio".

Durante la jornada, el presidente Alberto Fernández evitó referirse al tema y dejó que las principales figuras del oficialismo se expresaran. Ese protagonismo fue otro dato a destacar de la jornada.

Por otra parte, los dirigentes de Juntos por el Cambio Patricia Bullrich, Alfredo Cornejo y Mariana Zuvic, entre otros, fueron denunciados por "incitación a la violencia colectiva" por haber calificado de "gravedad institucional el homicidio de Gutiérrez.

"La denuncia es contra los firmantes del comunicado", precisó la abogada Valeria Carreras, quien realizó la presentación.