La provincia de Chaco retrocederá a una fase de fuertes restricciones ante los contagios de Covid-19 que se dieron en el gabinete provincial y el aumento generalizado de casos. Luego de que tres funcionarias dieran positivo, el gobernador Jorge Capitanich anunció que se suspenderán los permisos de movilidad y se aumentarán los testeos.

Ayer se confirmó que dentro del gabinete chaqueño tienen coronavirus la ministra de Seguridad y Justicia, Gloria Zalazar; la secretaria de Desarrollo Territorial y Ambiente, Marta Soneira; y la secretaria de Derechos Humanos y Géneros, Silvana Pérez, confirmaron a NA fuentes del gobierno provincial.

"Todas continúan en funciones ya que se encuentran en buen estado de salud, en sus casas, realizando el aislamiento indicado y teletrabajando", precisó el gobierno de Chaco en un comunicado.

Zalazar y Soneira "manifestaron síntomas compatibles con Covid- 19, se realizaron el hisopado y dieron positivo", mientras que Pérez "a pesar de no presentar síntomas, también se realizó el hisopado y dio positivo".

"Las personas que estuvieron en contacto estrecho con ellas también se encuentran en aislamiento hasta obtener los resultados de su test Covid", resaltaron.

En este panorama, Capitanich anunció "medidas mucho más restrictivas con la suspensión de los permisos de circulación" desde hoy para "generar el máximo nivel de restricción hasta el 28 de junio".

En esta nueva fase en la lucha contra el coronavirus "seremos extremadamente restrictivos para toda actividad que promueva aglomeración de personas", apuntó el gobernador en una conferencia de prensa, al lamentar que la provincia ha tenido "más casos" de coronavirus "a pesar de las medidas drásticas" adoptadas, sin la cuales, "tendríamos 23.000 casos".

Por esto, se redoblará "el licenciamiento obligatorio en la administración pública", se aumentarán "los controles de bioseguridad e higiene" y el aislamiento será "obligatorio a rajatabla", así como el cumplimiento del "distanciamiento social y el uso de barbijos".

También anunció que coordinará acciones con el Banco Central de la República Argentina para evitar el pago o cobro presencial por cajero, y anticipó que la provincia hará 700 testeos por día con una red de laboratorios públicos y privados y que hay 19 zonas de la capital, Resistencia, con aglomeración de casos que requiere "un bloqueo en centros geriátricos, barrios populares y lugares de detención o encierro".

"Esta semana y los próximos quince días queremos reducir drásticamente las actividades y un compromiso de trabajar ordenadamente para evitar la circulación comunitaria y eliminar el virus. De conseguirlo, será un gran triunfo para nuestra provincia", abundó.

Sobre esto, remarcó: "Cortar la circulación comunitaria implica cortar la movilidad. Si las personas no se aglomeran el virus no se reproduce. Hagamos el máximo esfuerzo. Aislamos los Covid positivos, los contactos estrechos y así se corta la circulación comunitaria y así volveremos a la normalidad".

Tras una visita a Chaco y una reunión con las funcionarias afectadas también se contagió de Covid-19 la exsenadora por Río Negro y actual presidenta del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas, Magdalena Odarda. Allí, incluso se había encontrado con Capitanich.

Chaco supera los 1.300 casos detectados y fue uno de los primeros distritos en los que se dispararon los contagios, al llegar el virus a la Argentina por parte de residentes contagiados provenientes del exterior.

Luego, la curva se fue aplanando, hasta que hace un par de semanas el brote volvió a intensificarse, con un perfil de contagios comunitario. En los últimos días se sumaron alrededor de medio centenar de resultados positivos por jornada. Hasta ayer, en tanto, sumaba 70 víctimas fatales por la enfermedad, lo que la ubicaba en tercer lugar nacional, detrás de la Ciudad y la provincia de Buenos Aires, pero en primer lugar si se tiene en cuenta los casos en relación a la cantidad de habitantes.