El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, contestó con duras críticas a la decisión del gobierno de la Ciudad de continuar las clases presenciales a pesar del DNU que las suspende. Acusó su par porteño, Horacio Rodríguez Larreta, de "manipular a la Justicia" mediante "lawfare" para obtener un fallo favorable y así tener un "beneficio político" de cara a las elecciones.

Kicillof planteó que "recurrir a la Justicia, y sobre todo cuando está fuera de jurisdicción, es la peor de las respuestas". Al recordar su involucramiento en la causa de dólar futuro, que calificó de "totalmente infundada y ridícula", remarcó que "el lawfare no afecta sólo a los funcionarios, afecta principalmente a la gente".

El lawfare o guerra jurídica "se usa, como en este caso, para impedir que un decreto nacional cuide a quienes tiene que cuidar", sostuvo.

"Me parece repugnante que, de nuevo y de manera injusta, inadecuada y fuera de derecho, se use a la Justicia para perjudicar a los que tienen que ser cuidados. Alguien se va a tener que hacer responsable: los que manipulan la Justicia para que los beneficie políticamente. Esto es absolutamente inaceptable, la Provincia no va a dejar que ocurra", advirtió.

En este sentido, le habló al Presidente Alberto Fernández: "Quedate tranquilo, Alberto. Preferimos ser antipáticos con algunos a ser absolutamente irresponsables y hacer política con la vida y la muerte". Así se expresó al participar desde La Plata de un anuncio de obras públicas para la infraestructura sanitaria en todo el país, que encabezó el jefe de Estado desde el Museo del Bicentenario.

Suspensión de clases presenciales

Kicillof resaltó que "hoy en 100 municipios" de la provincia se mantiene la presencialidad en las escuelas. "Son 4 millones los habitantes de los lugares donde continuamos con la presencialidad de momento, 25% más que la Ciudad de Buenos Aires", agregó.

"Esto demuestra que no nos enamoramos ni nos dejamos de enamorar de determinadas medidas, ni es que queremos o dejamos de querer tener como prioridad absoluta la educación, sino que simplemente, como ocurre en muchos lugares del mundo, han dejado de tener clases", indicó.

En defensa de que se suspendan las clases presenciales, Kicillof señaló que "cuando arrecian los contagios, las internaciones y las muertes, hay que tomar medidas duras pero necesarias", al agradecerle al Presidente que haya tomado esa decisión.

Con un nuevo golpe a la Ciudad, enfatizó: "La adhesión al decreto es algo formal, los Decretos de Necesidad y Urgencia son algo que está por encima de las jurisdicciones, así que simplemente hemos seguido adelante sin chicanas ni falsos principios sacados de la galera. Hay algunos que con la educación se han peleado toda la vida".

Ciudad vs Provincia

Kicillof advirtió que la suspensión de clases y el resto de las restricciones se toman ante la creciente ocupación de las camas de terapia intensiva. "Esto ocurre en la Ciudad de Buenos Aires, en su sector privado, hace varias semanas, y no se le puede atribuir a nadie más que a la pandemia. También sucede en el conurbano bonaerense y va a suceder en el interior: ya hay municipios que nos están pidiendo que apliquemos la fase 2".

"Empiezan a crecer los contagios, se llenan las camas, y hasta la lógica y el sentido común indican que hay que bajar la circulación", reiteró.

Al referirse al período de campaña electoral que atraviesa la Argentina, aún con incertidumbre sobre cómo serán los comicios, subrayó: "A veces enfrascarnos en discusiones y chicanas electorales no sirve para nada. A los que tenemos la responsabilidad de tomar decisiones todos los días para proteger a nuestra ciudadanía nos tienen que ver actuar en unidad y sin caprichos".