Luego de dos años, el presidente Mauricio Macri encabezó junto al jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta y la gobernadora de la provincia, María Eugenia Vidal, la inauguración del Paseo del Bajo que conecta la autopista llia con la Buenos Aires-La Plata. El jefe de Estado destacó la  importancia de la obra que "cambiará el funcionamiento de la ciudad para siempre" y con entusiasmo agregó que "Sigamos cambiando juntos que sí se puede",

Macri destacó que "gobernar es ayudar a crecer" y resaltó que es una obra "más importante que miles de discursos y es un progreso real". Además, acentuó que su gobierno le puso freno a la "mentira", la "trampa", y la "corrupción", y a los "vivos que vuelan con bolsos por el aire"; y destacó: "esto no es relato. Este pavimento es real y está bien hecho".

En medio de su discurso, Mauricio Macri se preguntó  "a dónde fue a parar el dinero de los argentinos durante tantas décadas" al recordar que la obra del Paseo había sido proyectada "hace 57 años". Agregó: "Sigamos cambiando juntos que sí se puede".

En la inauguración se hizo presente también, el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, quien este domingo recorrió junto al presidente el Paseo del Bajo, donde se realizó un desfile de autos antiguos en la previa a la inauguración. 

Según destacó el Gobierno de la Ciudad, la obra se realizó en 28 meses y cuenta con un corredor vial de 7,1 kilómetros que conecta las autopistas Illia y Buenos Aires-La Plata, ahorrará a los automovilistas hasta 37 minutos de viaje en su ingreso a la Capital Federal. El Paseo cuenta además con accesos rápidos y directos a la zona del puerto de Buenos Aires y a la Terminal de Retir