No será lo mismo para el Gobierno presentar medidas económicas para reactivar el mercado en medio de la pandemia. El acuerdo con los acreedores externos anunciado esta madrugada por el Ministerio de Economía trajo "cierto alivio" pero no euforia. El clima en la Casa Rosada cambió desde el lunes cuando comenzaron los rumores de un cierre exitoso con los bonistas extranjeros.

"Acá nadie descorcha nada", analiza hoy un funcionario en Balcarce 50 sobre el impacto que generará en la administración de Alberto Fernández el acuerdo con los representantes de los bonistas extranjeros.

La expectativa de avanzar en la negociación se venía desvaneciendo luego de meses de negociaciones en medio de la pandemia. Finalmente hubo una vuelta de timón que terminó de destrabar el camino de caer en un nuevo default.

El comunicado oficial menciona "el alivio" de haber llegado a un acuerdo con los miembros de los tres grupos de acreedores a  la propuesta de reestructuración de deuda de Argentina.

Desde varios sectores del oficialismo buscan bajar la sensación eufórica de haber logrado el primer triunfo político y económico de Alberto Fernández. "Falta aún. Todavía no superamos el Covid",  reflexiona una fuente gubernamental. 

El Gobierno no quiere estimular los festejos tras haber llegado a un arreglo con los principales grupos de acreedores que negociaron con Martín Guzmán. "No hay que apresurarse", comentan en el entorno presidencial

El marco de los anuncios que hará en las próximas horas el Presidente no será lo mismo con un acuerdo cerrado. En principio da otro aire a la puesta en marcha del nuevo plan Procrear y además impulsa el proyecto de moratoria impositiva que quiere aprobarse en el Congreso. El Ejecutivo dejó trascender un paquete de 60 medidas para reactivar la economía que en los próximos días irán revelando. 

El oficialismo resalta que ahora "pasas a dominar la agenda al menos por unos días". Esto da cierta calma política ante de presión de los sectores de la oposición que reclaman un plan económico del Gobierno. "Hay que ir con tranquilidad. Paso a paso", reflexionan sobre lo que vendrá en materia económica y la futura negociación con el Fondo Monetario Internacional.