A juzgar por los tiempos dedicados a la conversación, podría decirse que se trató de una charla de fútbol entre dirigentes y amigos. El protagonista de la noche ocupó la presidencia de San Lorenzo hasta hace algo más de un año y se entreveró en chicanas varias con hinchas conspicuos de su clásico rival. Pero al ministro de Turismo, Matías Lammens, no lo esperaban para hablar viejas rivalidades de barrio. La convocatoria era importante, y el invitado especial era esperado con la expectativa de otro tipo de definiciones.

Si bien la alternativa de derrotar al oficialismo local parece todavía lejana, el 35% obtenido por Lammens en 2019 subió significativamente la vara y las expectativas del espacio.

Con fuerte impronta gremial, los primeros en llegar fueron el titular de la CGT, Héctor Daer, y el jefe del gremio metalúrgico, Antonio Caló

Claudio Ferreño (Presidente del bloque de legisladores porteños del Frente de Todos), Gabriel Fuks (Secretario de Articulación Federal de la Seguridad de la Nación), Carlos Montero (Presidente de la Sigen) y  Claudio Moroni (Ministro de Trabajo de la Nación) le otrorgaron volumen político a la cita. 

Faltaron, con aviso, Emilio Pérsico, Fernando "Chino" Navarro y Jonathan Thea, todos aislados por padecer o haber sido contacto estrecho de infectados de coronavirus. Sus ausencias le dieron a los organizadores la excusa perfecta para no difundir una foto del encuentro. "Fue el primero de muchos, vamos a esperar a que estén todos", señalaron a este medio. Desde el entorno de Lammens -que acudió acompañado por el legislador porteño Manuel Socias-, sin embargo, señalaron que se trató de una cita preliminar y evitaron hacer comentarios.

Durante la cena, los dirigentes presentes analizaron distintas variables, las posibilidades del Frente de Todos en la Ciudad de Buenos Aires para este año y esencialmente la necesidad de convocar y comenzar a agrupar dirigentes pensando en la batalla electoral que se aproxima en territorio porteño.

Impronta de Alberto

En la Ciudad, como en ningún otro distrito, la campaña peronista tendrá una fuerte impronta "albertista", una característica que todos los participantes corroboraron.

El convencimiento de que Lammens debe ser quien encabece la lista de diputados nacionales era compartido por todos excepto, por ahora, por el propio involucrado, que duda de que ser candidato a diputado sea el mejor camino para aspirar a la jefatura de Gobierno dentro de dos años. De mínima, no cree que sean tiempos de intensificar el paso en ese sentido.

"No puede haber 2023 sin ratificar la elección de hace dos años en la Ciudad", intentaron explicarle. Cuando no falte nadie, será la hora de la foto y la explicitación de la movida.

Más notas de

Gabriel Buttazzoni

Menem, el arte de improvisar

Menem, el arte de improvisar

Comenzó el operativo Lammens diputado en la Ciudad

Comenzó el operativo Lammens diputado en la Ciudad

El poder de la lapicera y la suspensión de las primarias

Alberto mandó a los gobernadores a armar consenso para la suspensión

Cómo fue la relación de los presidentes de Argentina y de EE.UU

Carlos Menem llevó a Bill Clinton a jugar al golf

Las primarias, más que un aperitivo del año electoral

Con amenazas distintas, Cristina y Macri mantienen los liderazgos

Alberto toma nota de las deserciones que sumará si abraza las banderas de Cristina

Alberto toma nota de las deserciones que sumará si abraza las banderas de Cristina

Espantando fantasmas Alberto abrió la etapa política de la pandemia

Espantando fantasmas Alberto abrió la etapa política de la pandemia

Proponen subsidiar el uso de la bicicleta para ir a trabajar

Proponen subsidiar el uso de la bicicleta para ir a trabajar

La claudicación del Estado

La claudicación del Estado

Alberto combina el teorema lírico de Gorosito con la premisa terrenal de Mostaza

Alberto combina el teorema lírico de Gorosito con la premisa terrenal de Mostaza