El proyecto del Poder Ejecutivo que modifica el régimen especial jubilatorio y de pensiones de jueces y diplomáticos comenzará a ser tratado este miércoles en la Cámara de Diputados en un plenario de comisiones, mientras que el presidente del Consejo de la Magistratura, Alberto Lugones, advirtió que "entre 100 y 150 jueces renunciarían de aprobarse esta ley".

La reunión del plenario de las comisiones de Presupuesto, presidida por el kirchnerista Carlos Heller, y de Previsión, que será encabezada por el también oficialista Marcelo Cassareto, está prevista a las 14 y los legisladores escucharán primero las opiniones de los diferentes invitados, y luego se abocarán al debate entre los diputados.

Los legisladores convocaron para que expongan sobre la iniciativa a representantes de la Asociación de Magistrados, la Asociación de Fiscales y Funcionarios del Ministerio Público Fiscal de la Nación (Affun), la Unión de Empleados Judiciales de la Nación (UEJN) y la Asociación Profesional del Cuerpo Permanente del Servicio Exterior de la Nación (APSEN).

Está previsto que también se manifiesten sobre el proyecto, que ingresó a la cámara baja el 14 de febrero, el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, el secretario de Seguridad Social, Luis Bulit Goñi, y el director ejecutivo de la Anses, Alejandro Vanoli.

El presidente del Consejo de la Magistratura aseguró que la oleada de jubilaciones "generaría entre 380 y 430 vacantes" en el Poder Judicial, ya que se suman a los 130 pliegos que actualmente están en concurso en el Consejo de la Magistratura para cubrir cargos vacantes, algo que no se resuelve "de un día para otro", sino que lleva "a veces meses" debido al proceso natural que requiere el trámite. "El Poder Judicial se quedaría con la mitad de los jueces activos para seguir cumpliendo sus tareas en los tribunales del país" teniendo en cuenta que en total en la actualidad son 960", manifestó.

El ministro de Trabajo señaló que "la realidad es que el de jueces y servicio exterior es un régimen que provoca un déficit enorme y requiere que el resto de la masa de aportantes pongan mucha plata" y aclaró que no pretenden que "los jueces compartan sus beneficios con el resto, sino que requieran menos aportes del resto de la población de Anses".

Moroni manifestó que con el proyecto se mantiene "la tasa de sustitución del 82 por ciento" y que "lo único" que proponen es que "en lugar de calcular sobre el último haber se calcule sobre un aumento del promedio de los últimos diez años" porque "tiene más relación el promedio de los últimos 120 meses con el esfuerzo contributivo de cada uno".

Diputados nacionales de Juntos por el Cambio, por su parte, buscaban anoche definir su posición sobre la iniciativa. Hoy a las 11.30, en tanto, realizarán otro encuentro, que será más político y definitorio, ya que decidirán sobre el quórum y la estrategia de cara a la posición que llevarán al recinto, del que participarán los 116 diputados que integran el interbloque.

El Frente de Todos tiene previsto tratar y aprobar el proyecto en una sesión prevista para el jueves al mediodía, si consigue mañana obtener un dictamen en el plenario de las comisiones.