Los tres ex mandatarios Néstor Kirchner, Fernanado De la Rúa y Carlos Saúl Menem desfilaron el 1 de abril de 2009 por el Salón Azul del Senado para despedir a Raúl Alfonsín, el primer presidente tras el regreso de la democracia. Un año y medio más tarde, una multitud se congregaba adentro y afuera de la Casa Rosada para acudir al velatorio de Kirchner, que duró tres días. Bastante más modesto fue el adiós, también en el Congreso, a De la Rúa a mediados de 2019. Con la muerte de Menem, una vez más, el Parlamento será el escenario de un funeral de un ex jefe de Estado.    

Raúl Alfonsín

 

La despedida a Alfonsín fue multitudinaria. Comenzó el mismo día de su muerte, el 31 de marzo de 2009. Cientos de personas se reunieron en la puerta de su departamento de Barrio Norte. Un día después, ciudadanos de a pie, dirigentes políticos y diferentes personalidades del ámbito de la cultura se acercaron al Congreso para participar de su velatorio. Se calcula que 70 mil personas pasaron por el Salón Azul del Senado.

En las calles, las personas esperaron durante varias horas para ingresar al edificio. Adentro, estaba su familia, acompañada por los principales referentes del radicalismo.   

La entonces presidenta Cristina Fernández no pudo acudir porque se encontraba participando de la Cumbre del G-20 en Londres. En su lugar, asistió el vicepresidente Julio Cobos, junto a Sergio Massa, que era jefe de Gabinete; y se decretaron tres días de duelo nacional.  

Además de Kirchner, De la Rúa y Menem, concurrió el ex presidente Eduardo Duhalde. También quien era mandatario porteño por aquéllas épocas, Mauricio Macri; y gobernador bonaerense, Daniel Scioli; y los miembros de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, Elena Highton, Carlos Fayt, Enrique Petracchi, Juan Carlos Maqueda, Carmen Argibay y Eugenio Zaffaroni. 

El 2 de abril, el féretro de Alfonsín fue escoltado por el Regimiento de Granaderos a Caballo hasta el cementerio de la Recoleta, luego de una misa que se ofició en las escalinatas del Palacio Legislativo.

Néstor Kirchner

 

El 27 de octubre de 2010 a la madrugada murió Néstor Kirchner en su residencia de Calafate en Santa Cruz. La noticia llegó en medio del censo poblacional que se realizaba ese año. Su esposa Cristina Fernández -presidenta en ese momento- y sus hijos Florencia y Máximo decidieron velarlo en el Salón de los Patriotas Latinoamericanos de la Casa de Gobierno.

A diferencia de Alfonsín, que padecía una enfermedad hacía tiempo y tenía 82 años cuando falleció, la muerte de Kirchner causó sorpresa en la población. Tenía apenas 60 años y se estaba recuperando de una angioplastía, que se había realizado algunas semanas atrás.  

En esta oportunidad también se decretaron tres días de duelo nacional. De manera espontánea, miles de personas comenzaron a llegar a las inmediaciones de la Plaza de Mayo y sus alrededores, con pancartas, fotografías, cartas, flores, y en medio de llantos para despedir al ex presidente. "Fuerza Cristina" se transformó pronto en el lema de las siguientes jornadas. 

Por casi tres días, más de 100 mil personas hicieron filas para despedir a Kirchner. Cristina Fernández y sus hijos se mantuvieron junto al féretro casi todo el tiempo. Recibieron el abrazo del ex futbolista Diego Maradona; la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto; la presidenta de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini; el conductor televisivo Marcelo Tinelli; y los mandatarios latinoamericanos Hugo Chávez, de Venezuela: Luis Inacio "Lula" Da Silva, de Brasil; Evo Morales, de Bolivia; José Mujica, de Uruguay; Fernando Lugo, de Paraguay; Juan Manuel Santos, de Colombia; Sebastián Piñera, de Chile; y Rafael Correa, de Ecuador.  

También se acercaron a dar su último adiós diferentes representantes sindicales y sociales, figuras de la cultura y otros tantos dirigentes políticos, en su mayoría del oficialismo. Incluso, el ex jefe de Gabinete y hoy presidente Alberto Fernández, que estaba enemistado con Cristina Fernández, pasó de manera fugaz por la capilla ardiente.

En medio de una lluvia tupida, el 29 de octubre fueron trasladados los restos de Kirchner a Río Gallegos. Miles de personas acompañaron el cortejo fúnebre durante todo el trayecto hasta llegar a Aeroparque.

Fernando De la Rúa

 

La despedida de Fernando De la Rúa, que falleció el 9 de julio de 2019, fue bastante menos masiva y emotiva. El velatorio se realizó en el Salón de Pasos Perdidos del Congreso y duró apenas unas horas. Pasaron por allí, el entonces presidente Mauricio Macri, junto a su esposa Juliana Awada; y la vicepresidenta Gabriela Michetti.

La ausencia de la dirigencia política de aquél momento fue notoria. Tampoco se vieron, en general, grandes filas de personas ni muestras de cariño en las calles. Tal fue así, que la familia decidió continuar con el funeral en la sala velatoria O' Higgins.

Al igual que Alfonsín, Menem será velado a partir de las 20 en el Salón Azul del Parlamento y luego será sepultado en el Cementerio Islámico junto a su hijo Carlitos.