El DNU de "desburocratización y simplificación del Estado" será analizado el próximo martes por la bicameral Permanente de Trámite Legislativo.

Fuentes de la comisión indicaron que la cita fue programada por la Secretaría Parlamentaria del Senado, ya que la Bicameral aún debe ser constituida con la nueva conformación, tras la renovación legislativa de diciembre, y se debe elegir a su presidente.

El Interbloque Cambiemos ocupará la mitad de los lugares de la Comisión, mientras que las otras ocho plazas quedaron para el kirchnerismo, el justicialismo y un partido provincial salteño.

No obstante, el vicepresidente de la Cámara de Diputados, el radical Luis Petri, confirmó a Télam que Cambiemos "reclamará la presidencia de la comisión" que, en este período, le corresponde a un integrante del Senado.

Por ahora, los únicos dos nombres en danza son el del jefe del interbloque oficialista en la Cámara alta, Luis Naidenoff y el de la jujeña Silvia Giacoppo.

La presidencia de la comisión que monitorea la validez de los decretos de necesidad y urgencia es clave para el oficialismo, ya que en caso de empate tendrá voto decisorio y le permitirá así a la coalición oficialista poder emitir dictamen de mayoría.

El DNU 27/18 incluye un conjunto de más de cuarenta normas para reducir los trámites que ahora debían hacer las empresas para operar en el país, al tiempo que habilita nuevas prácticas en el sector de finanzas y transporte, destinadas a reducir costos y ganar competitividad.

El decreto, publicado el 10 de enero, fue duramente cuestionado por la oposición, y hasta denunciado ante la justicia, porque introduce más de cien modificaciones en leyes y decretos.

La oposición necesita mayoría simple en ambas Cámaras para rechazar el decreto

Con todo, el Gobierno señaló que está dispuesto a escuchar las propuestas de los bloques opositores sobre el DNU. Por lo pronto, la coalición oficialista definirá en las próximas horas la estrategia que implementará para la reunión del martes e incluso no descarta transformar ese mega decreto en diferentes leyes para que se debatan en el periodo ordinario, según informaron fuentes parlamentarias.

Los diputados y senadores de Cambiemos saben que, si bien podrían conseguir un dictamen de mayoría, si la oposición se unificara podría dejar sin efecto el DNU al rechazarlo en ambas Cámaras.

Cambiemos puede reunir alrededor de 110 de los 257 diputados y 24 de los 72 senadores, por lo cual, sin el apoyo de la oposición, no tiene los números para bloquear el quórum ni para ganar la votación.

El presidente del bloque de Diputados del PRO, Nicolas Massot, no descartó la posibilidad de convertir en diferentes leyes el decreto observado por la oposición.

Además, dijo que no ve en el peronismo "voluntad de ir en contra" del megadecreto e interpretó las quejas de la oposición como una "apelación" para que el oficialismo busque "el camino ordinario" dentro del Congreso.