La Casa Rosada dio luz verde al debate para dotar al Frente de Todos, que nació como una alianza electoral, de una arquitectura institucional que le de carácter de coalición permanente al estilo del Frente Amplio uruguayo, con el Partido Justicialista como columna vertebral.

La idea está tuvo su punto de arranque durante una reunión que se llevó a cabo el lunes pasado en la Casa Rosada donde participaron el ministro de Interior, Eduardo "Wado" de Pedro, junto al gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, y el intendente de Zárate, Osvaldo Caffaro, de extracción socialista.

Además del PJ, de esta coalición -cuya estructura se asemejaría al funcionamiento de la mesa nacional de Juntos por el Cambio- participarían todos los partidos que integraron la experiencia electoral exitosa del Frente de Todos. Ahí se anotan el Frente Renovador de Sergio Massa, los partidos de Unidad Ciudadana como Kolina, Nuevo Encuentro, el Partido de la Victoria y el Frente Grande, y otras fuerzas de centroizquierda como el Partido Solidario, Somos, Proyecto Sur, Patria Grande y el Partido Comunista, entre otros.

Capitanich es el principal promotor de la propuesta, que retoma algunas de las raíces de la fallida "transversalidad" del primer kirchnerismo. Pero además, el proyecto de institucionalizar el Frente de Todos sería su principal carta para legitimarse internamente y disputar posiciones de poder en el PJ, partido al que aspira presidir.

Capitanich ya había sucumbido en su intento de encabezar el PJ en 2016, en un contexto de dispersión del peronismo tras la derrota nacional: en aquel momento "Coqui" amagó con presentar una lista propia con el apoyo de La Cámpora, pero luego dio un paso al costado cuando la Liga de Gobernadores pulseó a favor de José Luis Gioja.

No obstante, no sería una carrera sin obstáculos para el chaqueño ya que en el mundo PJ hay muchos dirigentes, especialmente del interior del país, que piensan que no hay motivos para desplazar a Gioja de la conducción, al considerar que el sanjuanino fue uno de los artífices principales del marco de unidad que desembocó en la victoria electoral del 27 de octubre pasado.

En un reportaje a C5N que brindó el martes pasado, Fernández blanqueó su interés en darle curso a la propuesta. "Yo fui uno de los grandes promotores de la transversalidad. Yo creo que ese planteo era correcto. Fue un fracaso cuando pedimos que todos pensaran lo mismo", interpretó.