El Frente de Todos obtuvo hoy dictamen de mayoría favorable del proyecto de reforma de las jubilaciones de privilegio de la justicia y el servicio exterior, luego de introducir cambios al texto original. Entre otros, aceptó que la edad jubilatoria de las mujeres se mantenga en 60 años pese a que la iniciativa original preveía incrementarla a 65.

A su vez, se suprimió la condición de haberse desempeñado por al menos 20 años en el Poder Judicial como condición para conseguir la jubilación y se mantendrán los 10 años de servicios continuos o bien 15 años de desempeño interrumpido.

Además, el oficialismo aceptó que aquellos funcionarios en edad jubilatoria pero que continúan en actividad podrán acogerse al régimen anterior a la promulgación de la ley. Este era un reclamo de los sectores afectados con el patrocinio de Juntos por el Cambio, que advertía sobre el riesgo de un "éxodo masivo" de jueces y fiscales.

Sin embargo, mientras se desarrollaba el debate durante la tarde funcionarios del Gobierno rechazaron el pedido insistente para incluir una "cláusula transitoria" que explicite con claridad estos "derechos adquiridos" para evitar "ambigüedades" en la interpretación.

"Aclarar lo obvio no nos parece ni conveniente ni prudente, creemos que es suficientemente claro", contestó el secretario de Seguridad Social, Luis Bulit Goñi, ante el pedido del diputado nacional del PRO Pablo Tonelli.

Pese a dar la espalda a esa solicitud, el funcionario ratificó que incluso "los que no hicieron ese trámite (para continuar en sus cargos más allá de los 60 años) pero hasta el día anterior a la promulgación de esta ley cumplan con los requisitos de la ley actual vigente, conservarán sus derechos".

"No están afectados. Eso está en el mensaje de elevación (de la ley) con toda claridad. No se afectan los derechos adquiridos de ninguno de los funcionarios en condiciones hoy de adquirir ese beneficio, sea que se jubilen hoy o continúen trabajando hasta los 75 años, que es el límite que fija la Constitución para requerir un nuevo acuerdo del Senado", completó.

El proyecto se propone realizar una convergencia entre el régimen especial y el régimen general de jubilaciones. Entre otros puntos, pretende bajar del 85% al 82% la movilidad para diplomáticos y llevar el haber jubilatorio de ellos y de los jueces al salario promedio de los últimos diez años. Además aumenta el aporte previsional para estos sectores de 11% a 18%.