El macrismo chocó ayer contra las piedras que puso su propia gestión. La sociedad leyó con fastidio que el Gobierno quisiera correr del eje de sus preocupaciones la pérdida de poder adquisitivo, de empleo, de expectativas y que derivara la crisis del país a factores externos. Y el Frente de Todos tuvo el acierto de instalar el debate económico como central.

El Frente supo también repartir los roles en una campaña que fue de menor a mayor: primero se apoyó exclusivamente en la figura de Cristina Fernández y, de a poco, fue transfiriendo el peso de la elección en Alberto Fernández, en la red de gobernadores, en Axel Kicillof y en el renovador Sergio Massa. La última semana fue una muestra de la inversión de roles simbólicos: el presidente Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal tuvieron discursos ásperos, molestos, dubitativos mientras el Frente de Todos desplegaba la campaña de la esperanza, de la alegría. La excepción en Cambiemos fue el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que siguió con su discurso de tono medio, con eje en las obras y el espacio público que lo consolidó como un hacedor. Habrá que ver si le alcanza para aislarse de la ola que empezó a agitarse con los resultados de las PASO.

El Gobierno buscó amortiguar el golpe demorando la difusión de los primeros datos oficiales hasta que la cifra fuera contundente. Se cuidó, de todos modos, que Macri hablara antes de que se conociera el primer dato oficial. Le dio unos minutos de ventaja, nada más. Hoy los mercados le darán una señal respecto de cuán fieles son a los colores oficialistas y cuánta presión pueden ejercer. Y dentro del propio oficialismo estarán a la orden del día las facturas para pasarle al jefe de Gabinete, Marcos Peña, el funcionario de más alto rango involucrado en la campaña electoral, y a quien varios hacen fila para pedirle un paso al costado desde la crisis del año pasado. Aquella fue económica. Esta, es también política.

Más notas de

Gabriela Granata

Precios, baldosas flojas y la hora en Sydney

Precios, baldosas flojas y la hora en Sydney

Tiempo de cambios y de refundar compromisos

El gobernador de Neuquén pide levantar el cepo para la industria petrolera

El gobernador de Neuquén pide levantar el cepo para la industria petrolera

Un diagnóstico crudo para un país en crisis

Un diagnóstico crudo para un país en crisis

Anses prepara un aumento de jubilaciones antes de enero y un alivio para los créditos

Emilio Basavilbaso y Alejandro Vanoli, ayer en charla de transición

El gabinete de Alberto Fernández marca un delicado equilibrio de poder

Los gobernadores fueron centrales en la estrategia política territorial y tienen espacio en el Gabinete

Los nombres del Gabinete económico, el equipo al que todos miran

Los nombres del Gabinete económico, el equipo al que todos miran

Llegó la hora de hablar con el bolsillo

Llegó la hora de hablar con el bolsillo

El Gabinete de Alberto se conocerá una semana antes de la asunción

Fernández sostuvo que el Gabinete está "básicamente definido"

Desarrollo económico: un plan y ¿un Ministerio?

Desarrollo económico: un plan y ¿un Ministerio?