Militancia kirchnerista, sindicatos de todo tipo, movimientos sociales, grupos movilizados por intendentes, wiphalas, banderas LGBT, independientes y curiosos, choripanes, cerveza y cumbia. Con la vuelta del peronismo al poder volvieron también las plazas populares, esta vez reemplazando el tono de protesta de las marchas antimacristas por un clima de festejo desahogado que había desaparecido durante el interregno que acaba de terminar.

A las 11, las veredas frente a la Plaza Congreso ya eran intransitables y había gente apostada contra las vallas hasta Plaza de Mayo. Una cantidad "peronísticamente" mayor a la que había el 10 de diciembre de 2015, cuando el gobierno hoy finalizado era un cúmulo de promesas que vendrían a mejorar el país pero no tenía todavía la épica de la remontada antiperonista con la cual llenó las calles hace menos de dos meses.

La jornada de mostró que la promesa de Alberto Fernández de "poner a la Argentina de pie" comenzó a cumplirse bastante rápido, al menos para buena parte de la gente que se acercó a festejar el traspaso gubernamental en un marco desbordado: a la mayoría le fue imposible encontrar un asiento durante horas y se limitó a quedarse parada dentro de los repletos cafés de la zona para escuchar el discurso del presidente electo frente a la Asamblea Legislativa.

En tanto, el famoso cierre de la grieta que ahora intenta la clase política tal vez no sea tan fácil de lograr entre la gente, a juzgar por las variopintas exclamaciones festivas que afirmaban que la ida de Macri es definitiva.

El festejo no se convirtió en tragedia casi por milagro. En momentos en los que la fórmula ya consagrada se dirigía de vuelta hacia la Casa Rosada, un grupo de camionetas de ceremonial pasó por la Avenida de Mayo a la altura de la 9 de Julio. Creyendo que allí iban los nuevos Presidente y vicepresidenta, parte del público desbordó las vallas y una enorme columna, frente a la impotencia de la Policía, comenzó a seguir los vehículos rumbo hacia el palacio Ejecutivo.

Sucedió que, en verdad, el Toyota Corolla del ex jefe de Gabinete todavía no había llegado al lugar, por lo que luego tuvo que andar a paso de hombre con sus motos escoltas abriéndose entre la gente. Por suerte no hubo atropellos, pero sí alguna que otra abolladura en el vehículo presidencial.

Luego vendría el clásico festival popular en la plaza con bandas de cumbia, choripanes, bondiolas, hamburguesas y lechuga con huevo frito para los vegetarianos. La vuelta al poder fue nuevamente una fiesta.

Más notas de

Javier Slucki

La inflación del segundo semestre estará sujeta a la reactivación

El desplome de la demanda recortó por la mitad la inflación que estaba prevista en el segundo trimestre

Los guías de turismo, entre los pedidos de ayuda y la incertidumbre

Los guías de turismo, entre los pedidos de ayuda y la incertidumbre

Desarrollo Social dio marcha atrás con el registro "trabajadores sexuales"

El abolicionismo festejó la marcha atrás y Ammar pidió que se restablezca el formulario original

La economía en cuarentena: los economistas advierten que la crisis se extiende por la crisis de demanda

La economía en cuarentena: del aislamiento a la crisis de demanda

La vuelta a clases traerá polémica: gremios piden más maestros para el modelo virtual-presencial

Las clases presenciales se hallan suspendidas en todo el país desde el 16 de marzo

La pérdida de empleos es significativa y esperan que se agudice aún más

La pérdida de empleos es significativa y esperan que se agudice aún más

La CTA Autónoma recordó el escenario previo a la pandemia, corrosión salarial y flexibilización

Vaca Muerta modificó acuerdos

Alberto Fernández anunció la extensión de la cuarentena hasta el 24 de mayo

El Presidente estuvo acompañado por Axel Kicillof, Horacio Rodríguez Larreta y los epidemiólogos Pedro Cahn y Mirta Roses

Trabajo sexual en cuarentena: crisis para muchas, sexting para pocas

El pago del alquiler de los hoteles residenciales se volvió un problema para las trabajadoras sexuales durante la cuarentena (foto: Ammar)

El pico de la crisis laboral todavía no llegó, consenso básico entre empresarios y sindicatos

Gastronómicos, uno de los sectores que acordó reducir salarios