Con un medido tono crítico decenas de dirigentes sindicales se reunieron en el sindicato de la Construcción (Uocra) y coincidieron en elevar un pedido a Balcarce 50 para prorrogar la doble indemnización por despidos que vence en un mes y fue establecida por decreto.

El guiño que le llevan al presidente Alberto Fernández es la ratificación del acuerdo entre la CGT y la UIA, en un clima mundial adverso. La central obrera buscará meterse en la columna vertebral del gobierno y puja para la creación de un consejo tripartito a futuro.

Ese “ingreso óseo” viene pendiente desde que Azopardo proclamó que no es neutral respecto a la Casa Rosada y “es parte del Ejecutivo Nacional” como enfatizó a fines de 2019 Héctor Daer, uno de los secretarios generales de la central

La “mesa ampliada” de la central obrera contó con la presencia de unos 25 dirigentes sindicales, encabezados por los conductores de Azopardo, el mencionado Daer, Carlos Acuña y por el anfitrión (Uocra), Gerardo Martínez. En las cuatro horas del encuentro una variada agenda marcó la tarde del frío jueves en Belgrano al 1800.

En el lógico marco laboral del Covid-19, la mayor preocupación que sale desde Azopardo es la preservación de fuentes de empleo. No es menor la cifra difundida días atrás por la Organización Internacional del Trabajo: 1.600 millones de trabajadores que pertenecen a la economía informal “tienen en peligro su fuente de sustento”. En porcentaje, la informalidad en nuestro país supera el 40%.

De ahí la inmediatez, en el deseo de la CGT, de pedir una prorroga a la doble indemnización que vence el 13 de junio. Evitar despidos, el objetivo final. La medida del gobierno fue lanzada el 13 de diciembre por un plazo de 180 días. Partícipes del encuentro confiaron a Crónica que el trámite “es muy sencillo”. Y confían que el nexo con los empresarios está “aceitado”, dicen.

Con la pata empresaria buscarán afianzar el comité de crisis tripartito. Para ello insisten en la labor del titular cegetista, Héctor Daer, de buena relación con Alberto Fernández.

Pero los presentes en Uocra acordaron que esa mesa deberá “perdurar más allá de la pandemia”. La central obrera buscará “ser parte de un consenso y evaluación para poner en práctica políticas después de la crisis”. “Es una oportunidad para repensar la Argentina”, es prácticamente el lema que lanza el titular de Sanidad.

En puntos suspensivos quedó el futuro de la CGT. En agosto deberían realizarse las elecciones para la conformación de una nueva conducción (en clave se lee el llamado a dirigentes que están por fuera del Consejo Directivo), pero a raíz de la pandemia la votación se realizará después de septiembre.

En el mientras tanto, Pablo Moyano manda su mensaje a la central: logró que se apruebe el proyecto de Ley que exceptúa a trabajadores de la Recolección de pagar el Impuesto Ganancias.