Los seis candidatos presidenciales ya se preparan para el segundo debate obligatorio, organizado por la Cámara Nacional Electoral, que tendrá lugar este domingo a las 21 en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, con la misma modalidad que el de la semana pasada en Santa Fe pero con nuevos temas y moderadores.

El secretario de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto, que está entre los colaboradores del Presidente para el debate, afirmó a BAE Negocios que Mauricio Macri se está preparando “básicamente con la recopilación de información sobre la gestión y las propuestas para cada bloque temático”. “No hay preparación específica con respecto a los demás candidatos porque no hay ocasión para cruces”, añadió.

Además, Avelluto consideró que, en el primer debate, el candidato de Juntos por el Cambio “estuvo cómodo, mucho mejor que el resto”, porque mientras que él “reflexiona y usa su tiempo para dar a conocer sus ideas, Alberto Fernández se dedicó a agredir y cuestionar las afirmaciones” del propio Presidente.

Al consultársele si Macri podría confrontar más a Fernández respecto del cónclave pasado, el secretario pareció indicar que eso dependerá más bien del candidato opositor: “No creo que Fernández cometa el mismo error del primer debate, que solo le puede haber causado pérdida de votos, con el dedito famoso, completamente irrespetuoso”, consideró, y agregó que “Macri solo necesita ser Macri”.

A pesar de este panorama ofrecido por el oficialismo, cerca de Alberto Fernández aseguraron que el candidato del Frente de Todos está “tranquilo” por la clara ventaja que muestran las encuestas.

Y agregaron que no le preocupa el momento en el que se hable de calidad institucional porque él “está limpio” de hechos de corrupción y, en cambio, tiene varias causas que enrostrarle a Macri si el Presidente llegara a acusarlo.

Como en el debate pasado, el ex jefe de Gabinete se prepara solo, aunque sus colaboradores le fueron acercando papers para que arme sus discursos. El sábado, el candidato expondrá a los suyos lo que preparó para chequear que esté ajustado a los tiempos.

Te puede interesar:

 

Roberto Lavagna, postulante a presidente por Consenso Federal, logró en el debate pasado instalar algunos temas que fueron recogidos por otros candidatos, como por ejemplo el hambre, pero se lo vio con mayor dificultad y algo de lentitud durante sus exposiciones. De hecho el propio economista reconoció en la semana que estuvo “incómodo” frente a la polarización entre Macri y Fernández.

Al respecto, en su entorno consideraron que el ex ministro de Economía podría “ajustar un poco los tiempos” el próximo domingo, pero admitieron que “no es un velocista” sino “un académico y un hombre de Estado”. “Es absurdo juzgarlo porque habla más lento, toda la vida fue así”, agregaron.

Además, se quejaron de que la “pelea” entre los dos postulantes más votados en las PASO “concita la atención de la gente” y de que, en ese marco, parece que “es mucho más importante que Macri diga que Alberto Fernández levanta un dedo a que Lavagna advierta sobre los derechos humanos de la alimentación”. En cambio, pidieron “juzgar los años de gestión, y tanto los de Macri como los de Cristina han sido desastrosos”.

El equipo de campaña de Juan José Gómez Centurión (Frente NOS), quien durante el primer debate no pudo terminar muchas de sus alocuciones en el tiempo reglamentario de dos minutos, aseguró por su parte que el candidato estuvo trabajando en la semana en “la gestualidad, el dominio de voz, indicadores no verbales, muletillas, tiempo de intervenciones y fluidez”.

Este segundo debate tendrá cuatro ejes temáticos nuevos: 1) Seguridad; 2) Empleo, Producción e Infraestructura; 3) Federalismo, Calidad Institucional y Rol del Estado; 4) Desarrollo Social, Ambiente y Vivienda.

También habrá cuatro nuevos moderadores: Marcelo Bonelli, María O'Donnell, Claudio Rígoli y Mónica Gutiérrez.

Los organizadores, abiertos a cambios para 2023

Carlos March, vocero del debate presidencial, reivindicó la celebración de este evento en tanto permite “promover el voto informado” y generar “el único momento en campaña en que los seis candidatos se encuentran bajo iguales condiciones”.

Aun así, March no esquivó las críticas surgidas producto de la baja intensidad que mostró el primer debate, en el que no hubo momentos para la discusión libre entre los candidatos ni espacio para que los moderadores realizaran preguntas directas.

Para él, son justamente estas condiciones de horizontalidad las que “limitan la estructura que se puede definir”. “Los espacios para cruces y polémicas están en las dos rondas de 30 segundos. Luego cada candidato las usa como quiera”, explicó además.

“Buena parte de la estructura fue definida en conjunto con los equipos de campaña. En la medida en que se vayan desarrollando los debates y la dirigencia se vaya familiarizando se podrá mejorar y flexibilizar la dinámica”, agregó el vocero.

De todos modos, March especificó que, cuando terminen los debates (si hay balotaje un tercero se celebraría el 17 de noviembre), el consejo asesor de la Cámara Nacional Electoral se reunirá para hacer una evaluación, a partir de lo cual podrían “considerarse modificaciones para 2023”.

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos