La Cámara Federal porteña concedió la excarcelación al ex vicepresidente Amado Boudou y a su socio José María Nuñez Carmona en la causa en la que ambos fueron detenidos por supuesto lavado de activos, pero el ex funcionario seguiría detenido por otra causa penal en su contra, por facturaciones falsas de gastos en viajes.

En tanto que la misma Cámara rechazó excarcelar al detenido ex secretario Legal y Técnico del kirchnerismo, Carlos Zannini, en la causa por supuesto encubrimiento de ciudadanos iraníes prófugos por el atentado a la AMIA.

A raíz de esta decisión de los camaristas de feria Leopoldo Bruglia y Eduardo Farah, el ex funcionario kirchnerista seguirá detenido en la cárcel de Ezeiza en la investigación abierta a raíz de la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman por la firma del Memorándum de Entendimiento entre Argentina e Irán y que se encamina a ser enviada a juicio oral, según el fallo del Tribunal de Apelaciones al que accedió Télam.

En el caso de Boudou la decisión fue fue tomada por el camarista Farah con la adhesión del camarista del fuero en lo criminal Rodolfo Pociello, llamado para desempatar ante el desacuerdo con el otro juez de la Cámara Federal, Leopoldo Bruglia.

Para fundamentar la decisión de liberar a Boudou, Farah sostuvo que pasaron “más de dos meses” desde la detención y el juez “no ha definido las situaciones procesales de los detenidos”, por lo cual, “o bien no contaba con los elementos que le permitieran cristalizar el vínculo de los imputados con los hechos que les había reprochado, o la urgencia entonces alegada no era tal”.

El ex vicepresidente deberá esperar a que la Cámara revise otro procesamiento con prisión preventiva dictado en su contra por facturaciones falsas de gastos en viajes al exterior cuando fue ministro de Economía, para lo cual se convoco a una audiencia hoy y se resolvería a más tardar el lunes próximo.