La Justicia de Río Negro le concedió, "por razones de salud", la prisión domiciliaria con tobillera electrónica a Susana Freydoz, al cumplir la mitad de la condena de 18 años de prisión por el asesinato de su esposo, Carlos Soria. El beneficio fue determinado por el Juzgado de Ejecución de General Roca, ciudad en la que fue cometido el homicidio, el primero de enero de 2012. Freydoz, quien estaba presa en la Unidad Penal Federal de Ezeiza, se alojó en la vivienda de un familiar, en la provincia de Neuquén.