El Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria entre la Unión Obrera Metalúrgica ( UOM) y la empresa Siderca Tenaris por el término de 15 días en el conflicto desatado por despidos una tercerizada de esa compañía. Para el martes está prevista una reunión entre las partes que se desarrollará por dispositivos electrónicos, en medio del aislamiento por el Covid.

La puja, ya un clásico durante los últimos años en cuestiones salariales como también por suspensiones y despidos, incluyó en este capítulo un incidente donde dos ejecutivos de la empresa fueron retenidos por trabajadores, hecho que motivó la intervención policial, situación que cesó cuando la cartera laboral definió la conciliación.

En el lapso decretado como tregua oficial, el sindicato deberá abstenerse de realizar medidas de fuerza, de cualquier tipo o especie y la siderúrgica tendrá que dejar sin efecto los despidos, mientras se mantienen las negociaciones entre las partes.

En efecto la resolución ministerial obliga a Siderca Tenaris "a no tomar represalias de cualquier tipo con el personal involucrado representado por las entidades sindicales ni con cualquier otra persona en relación al diferendo planteado", según quedó establecido en el acta oficial.

Para la audiencia del martes a las 14 se estableció además la dinámica “virtual” en razón de las restricciones que se imponen para reuniones bajo la pandemia de coronavirus.

Los trabajadores de la delegación Villa Constitución de la UOM levantaron el sábado el bloqueo que mantenían en el acceso a la planta de Siderca Tenaris en esa localidad santafesina. Mientras se hacía efectiva la medida de fuerza los metalúrgicos decidieron “retener” a dos directivos de la compañía.

"La decisión la tomamos los compañeros ante la falta de diálogo" dijo Pablo González, secretario general de los metalúrgicos en Villa Constitución, al ciclo “Toma y Daca” (AM750).