El exmarino Roberto Guillermo Bravo fue condenado este viernes a pagar una indemnización de 27 millones de dólares a los familiares de las víctimas de la Masacre de Trelew por una corte del distrito sur de Florida, en los Estados Unidos, informaron a Télam fuentes de la querella.

La sentencia se conoció al cabo de un juicio civil en el que se analizó por primera vez la responsabilidad del exmilitar en la ejecución de 16 presos políticos perpetrada el 22 de agosto de 1972 en la base Almirante Zar de la Armada.

El juicio se realizó en Miami, ya que en Argentina la ley impide que se lleve adelante en ausencia del condenado. Era por su presunto papel en el fusilamiento de los presos políticos en una base naval en Trelew hace casi 50 años, durante la dictadura de Alejandro Lanusse. Bravo asumió su responsabilidad frente a la masacre este martes frente al tribunal. 

“Recuerdo que había una masa de personas que se nos venían encima. Dije disparen dos veces... y disparé a todo lo que se movía y venía hacia nosotros”, detalló el exmarino quien utilizó unas 30 balas y fue el primero en hacerlo. 

Desde 1973, Bravo vive en Estados Unidos y cuenta con la nacionalidad de ese país. Allí se estableció como un millonario empresario, cuya casa estaba valuada en 1,7 millones de dólares. Pero eso no impidió que familiares de las víctimas impulsaran la denuncia en el fuero civil.