Dos gerentes de la empresa Ford y un militar fueron condenados por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar en esa planta fabril contra 24 trabajadores.

Es la primera vez que directivos de una empresa son juzgados por la implicancia directa de la compañía en los secuestros y las torturas sufridas por sus trabajadores durante la dictadura. 

El Tribunal Oral Federal (TOF) Número 1 de San Martín dictó una pena de 15 años de prisión para el ex Comandante del IV Cuerpo de Ejército, el ex general de División Santiago Omar Riveros a 15 años de prisión. 

A su vez, los otros dos acusados, el ex jefe de Manufactura de la empresa Ford, Pedro Müller, y su ex jefe de Seguridad, Héctor Sibila, fueron condenados a diez y doce años de prisión, respectivamente.

El tribunal consideró al dar lectura a la sentencia emitida por unanimidad que los acusados cometieron crímenes de lesa humanidad, por lo que rechazó planteos de prescripción de los delitos por parte de las defensas.

Riveros fue encontrado coautor de los delitos de allanamiento ilegal, privación ilegal de la libertad e imposición de tormentos agravados.

A su vez, los jueces consideraron que Müller y Sibilla fueron condenados por ser partícipes necesarios de los secuestros y torturas. 

Los crímenes de lesa humanidad fueron cometidos contra 24 trabajadores de la empresa Ford y en el juicio oral se consideró como probado que el régimen militar y los integrantes de la compañía actuaba en conjunto con la empresa para su realización.

Para los tres acusados, las querellas y la fiscalía habían pedido penas de 25 años de prisión.

Las audiencias comenzaron hace un año, en diciembre de 2017. 

Para el tribunal, en el proceso quedó acreditado que directivos y empleados jerárquicos de Ford tomaron decisiones y dieron colaboración concreta para los secuestros y torturas.