La discusión entre el Gobierno y todas las provincias continuará esta semana tras un cuarto intermedio acordado el jueves pasado en la Casa Rosada. Aún quedan muchos temas pendientes que deben analizar y por eso se resolvió extender una semana más las conversaciones para terminar de limar diferencias.

En Balcarce 50 están confiados en lograr un nuevo acuerdo fiscal con las 24 jurisdicciones. “Se está avanzando en un consenso”, analizan luego de recibir a los gobernadores. El camino que el Gobierno anunció en el último encuentro fue irían hacia un equilibro fiscal “de manera gradual” para ordenar las cuentas públicas. Si bien no se firmó nada sobre un acuerdo fi scal, el Presidente se ocupó de dejar por escrito a cada uno de los mandatarios con los puntos principales de las reformas, que incluye también la tributaria y la previsional.

Dentro de lo cambios fiscales, el Gobierno viene reclamando una baja de los Ingresos Brutos, una de las principales fuentes de ingresos de las provincias. Aún es un tema para limar diferencias y quedará en discusión hasta último momento, cuando se conozca la letra chica del mismo. “No se soluciona de un día para otro”, aseguran desde el Ejecutivo. El Ministro del Interior, Rogelio Frigerio, había dicho que “hay que cambiar ese esquema con una reducción gradual”.

La disputa por el Fondo del Conurbano aún es un capítulo no cerrado, en la que se buscan llegar a un acuerdo político para descartar continuar por la vía judicial y evitar un pronunciamiento de la Corte Suprema. La Nación hizo su propuesta a las provincias a cambio de que desistan de los juicios que llegan a 56, sin contar el reclamo bonaerense. En los próximos días habrá respuestas para esta parte del acuerdo, donde los distritos estarían renunciando a reclamos por 340 mil millones de pesos.

Según la Casa Rosada, los 20 mil millones de pesos para la provincia de Buenos Aires es lo que corresponde por el Fondo del Conurbano Bonaerense y que “no habrá implicancia fiscal en el resto de las provincias”. Pese a que parecía un acuerdo cerrado con Buenos Aires, desde la Provincia dejaron en claro “esa suma es insuficiente” y que están en conversaciones por los 65 mil millones que deberían recibir”. El silencio de la gobernadora María Eugenia Vidal hizo poner en duda si aceptaría el dinero que quiere dar la Nación.

Los conflictos por la reforma tributaria quedaron en otro plano luego de que el Gobierno dio marcha atrás con algunos impuestos internos, como los del vino, la cerveza y los espumantes. Así lograron calmar los ánimos de muchos de los presentes en el Salón Eva Perón. También prometieron revisar el caso de las bebidas azucaradas y de los electrónicos. El proyecto definitivo entrará esta semana al Congreso.

Ahora quedan cuatro días negociaciones y cruces de cifras hasta que el jueves vuelvan a verse las caras el Presidente y los 24 gobernadores en la Casa Rosada.