Una organización internacional de control de actividad atómica confirmó que se registró una explosión en el Atlántico Sur el día de la  desaparición del submarino ARA San Juan. 

La novedad fue transmitida a las autoridades nacionales por medio del embajador en Austria, Rafael Grossi, quien integra la organización que detectó la explosión. 

“Un evento anómalo, corto, violento y no nuclear, coincidente con una explosión”, es la información que fue transmitida directamente a los ministerios de Relaciones Exteriores y Defensa. 

El estallido se produjo a las 10:31 del miércoles 15 de  noviembre y la información coincide con la “anomalía hidroacústica”  detectada por medios militares de los Estados Unidos a 30 millas al norte del lugar en el que provino la última comunicación del  submarino.

Balbi aseguró que la armada trabajó rodeada de colaboración. Desde el momento de la desaparición afirma que trabajaron sin pausa, pero que todavía les falta saber la localización del submarino y la gente que estaba en él. 

Consideró que el estado solo puede ser evaluado por personal preparado. "Es un momento critico, entendemos a los familiares, los acompañamos en la preocupación y en la incertidumbre", manifestó el vocero y agregó: "Hasta que no tengamos evidencia certera de donde esta el submarino, no podemos concluir con una información contundente. No vamos a realizar conjeturas"