El Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop) que componen 70.000 afiliados en todo el país y lidera Jorge Kalinger desarrolló el Primer Congreso Nacional de Delegados, en el que participaron más de 3.500 representantes.

La dinámica se realizó a través de encuentros presenciales y también la comunicación por videoconferencia donde los delegados y delegadas “ratificaron la voluntad federal del gremio y la necesidad de mejorar el salario”, precisó Kalinger, quien forma parte de la Corriente Federal de Trabajadores (CFT) en la CGT.

El Sadop enfatizó la importancia del encuentro, convocado de forma presencial y remota por primera vez desde la irrupción de la pandemia de coronavirus "Es preciso continuar ofreciendo pelea para obtener una justa recomposición salarial, de las condiciones de trabajo y de la salud de la totalidad de los docentes", subrayó el sindicalista.

Por su parte, la secretaria gremial del Sadop y referente de las Mujeres Sindicalistas, Marina Jaureguiberry, resaltó la importancia de los delegados/as en las instituciones y todos los niveles educativos, y aseguró que para "un militante es importante leer el contexto, el momento que se vive, observar la situación nacional y de las escuelas".

No es todo lo mismo

 

"Militamos un modo de educación, no cualquiera. El Sadop está enrolado en el objetivo de una educación inclusiva como derecho humano y perspectiva liberadora", aseguró la dirigente.

En el Congreso también participaron comisiones directivas nacionales a través del uso de herramientas de tecnología, ya sea con pantallas ubicadas en las seccionales o en auditorios o desde los dispositivos como Youtube.

 

"Los delegados son el Sadop en las instituciones y la escuela en el gremio. Son el nexo con los trabajadores. Su función es trabajosa pero satisfactoria. Significan uno de los eslabones más importantes de la representación gremial", coincidieron tanto Kalinger como el secretario de Comunicación y Prensa, Gerardo Alzamora, en dichos a BAE Negocios.