La Provincia de Buenos Aires incrementó los controles de empleo registrado en barrios privados para el sector de trabajadores y trabajadoras de casas particulares.

Las tareas de fiscalización tienen lugar horas después de la revisión paritaria de ese núcleo laboral, donde dirigentes gremiales de ese rubro por un lado destacaron la mejora del 50% en los haberes, pero remarcaron que la informalidad para esas tareas supera el 70% en las estadístas oficiales que abarcan a todo el país.

Emiliano Ré, subsecretario de Inspección del Trabajo bonaerense reseñó: “estamos inspeccionando varios countries de la Provincia. Hacemos una intimación a las administraciones, para que nos presenten el registro de ingresos de los trabajadores”.

En cuanto a la dinámica que continuarán dentro luego de las verificaciones presenciales, que se reactivaron una vez que disminuyeron las restricciones por la pandemia, en declaraciones a la radio 97. Ré dijo que se hará “un cruce con los registros de seguridad social para ver si se encuentran registrados. Y en caso contrario, intimamos al propietario a que lo haga”.

Rubros en negro

En cuanto a la mensura provincial del trabajo no registrado remarcó que el agro, los comercios chinos y las casas particulares representan los principales rubros donde se detecta la informalidad.

En las cifras del total país se contabilizan Existen 1.500.000 trabajadoras y trabajadores de casas particulares, y de ése núcleo un 93,6% son mujeres y constituyen el 17% del trabajo femenino total.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ya reportó que en la Argentina, 3 de cada 4 trabajadoras del sector se desempeñan en la informalidad. Un núcleo de labor relevante que en pandemia perdió más de 318.000 empleos, según reveló la Universidad Nacional de Avellaneda (Undav) en un informe que BAE Negocios publicó en junio.