El Instituto del Conurbano (ICO) de la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS) realizó una encuesta en el sector clave de cara a la continuidad de la cuarentena. Consultó a 165 líderes barriales acerca de las consecuencias de la crisis sanitaria: el 40% señaló que el principal problema es la discontinuidad de ingresos laborales de los hogares, con énfasis en la interrupción de los trabajos informales y changas. Además, el 30% indicó la dificultad de acceso a la alimentación básica.

El informe destacó: "Dos problemas íntimamente relacionados entre sí constituyen el nudo común de gran parte de las entrevistas. El primero es la discontinuidad de ingresos laborales de los hogares, jerarquizado espontáneamente en el 40% de las entrevistas. Se debe a la suspensión del trabajo de cuentapropistas y changuistas y a la suspensión de pago a asalariados no registrados. El segundo es la dificultad de acceso a la alimentación básica, jerarquizado en un 30% de las entrevistas. Está estrictamente relacionada con la disminución de ingresos laborales que no logran ser sustituidos por el incremento de transferencias sociales por parte del Estado".

Aún así, respecto al IFE, casi el 70% de los referentes lo evaluó positiva o muy positivamente, mientras que cerca del 20% manifiesta que no será importante (por acotada en monto o cobertura).