El Gobierno de Córdoba anunció que negocia con los laboratorios AstraZeneca, Pfizer y Elea desde noviembre del año pasado para la compra de vacunas contra el coronavirus (Covid-19), luego de que el Jefe de Gabinete de la Nación, Santiago Cafiero, aclarara que "no está prohibido" que las provincias y la Ciudad compraran dosis por su cuenta.

"A través de las autoridades sanitarias hemos mantenido conversaciones, desde noviembre de 2020, con laboratorios productores de vacunas tales como AstraZéneca, Pfizer y Elea, en procura de conseguir comprar dosis de sus vacunas para ser aplicadas a los ciudadanos de la provincia", informó el Gobierno cordobés en Twitter.

Además, agregó que "en todos los casos los representantes comerciales de los laboratorios manifestaron su buena predisposición, pero aclarando que, para poder cumplir con los compromisos asumidos con los Estados nacionales no estarían en condiciones de proveer de vacunas antes de finales de 2021".

El gobernador cordobés, Juan Schiaretti, había dicho en la apertura de sesiones ordinarias de la provincia que uno de sus objetivos era lograr vacunar al 70% de los habitantes. Hasta el momento, ya se aplicaron 446.621 dosis de las 545.000 que llegaron.

La comunicación oficial del Gobierno provincial surge luego de que el jefe de Gabinete Santiago Cafiero, dejara en claro ayer que “las provincias, la ciudad de Buenos Aires y los privados pueden comprar vacunas por su cuenta”.

“No está prohibido, y no es el Gobierno nacional el único que puede comprar dosis” contra el coronavirus, según la Ley 27.573, sancionada por el Congreso Nacional y promulgada en noviembre pasado, había manifestado Cafiero. Sin embargo, el funcionario también advirtió por la escasez a nivel mundial: "Cualquiera que salga hoy al mercado para intentar comprar, las va a conseguir vaya a saber en qué mes".

Tierra del Fuego también negocia por vacunas

La provincia que gobierna Gustavo Melella retomó este jueves las negociaciones para adquirir unas 100 mil vacunas. La mitad de las dosis serían de la vacuna Sputnik V, y las negocia con el Instituto Gamaleya, mientras que la otra mitad corresponde a la vacuna china Sinopharm.

Las gestiones, pendientes desde septiembre, se reactivaron luego del mensaje del Jefe de Gabinete nacional, explicaron a Télam altas autoridades fueguinas. En ese entonces, Melella también le comunicó al embajador Dmitry Feoktistov el interés de la provincia en ofrecer infraestructura para la producción de la vacuna Sputnik V en suelo fueguino. El mandatario provincial mantuvo videoconferencias con Vladimir Primak y Dimitry Ustinov, representantes del Rdif, en las que reiteró el interés del gobierno por integrar el programa de desarrollo y distribución de la vacuna rusa.

Ahora, el gobernador envió notas al Fondo Nacional de Inversión Ruso (Russian Direct Investment Fund Rdif) con la idea de "retomar un preacuerdo". Ese documento fue suscripto en 2020 y prevé la posibilidad de una compra directa de la vacuna Sputnik V, sin intervención del Estado Nacional.

Además, Melella reactivó el diálogo con la embajada de China en Argentina, con la que también había habido contactos previos, por las vacunas Sinopharm.

Por otra parte, Tierra del Fuego apunta a adquirir la vacuna "Soberana" que desarrolla Cuba, ya que es la "única autorizada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para menores de 18 años". Aunque todavía no está aprobada en Argentina, la ministra de Salud fueguina, Judith Di Giglio, ya se puso en contacto con la Embajada de Cuba.

Hasta el momento, las vacunas contra el Covid que se aplican en el país son: Sputnik V, Covishield (producidas en India), Sinopharm y AstraZeneca.

El único antecedente de una provincia que compró vacunas contra el coronavirus sin la intervención del Estado fue San Pablo, que pudo comprar vacunas Sinopharm a China. Sin embargo, se trata de un caso especial por tener 45 millones de habitantes, lo que equivale a un país como Argentina.