El exgobernador de Mendoza, y actual diputado nacional, Alfredo Cornejo, insistió con que su provincia debería analizar "si no hay que separarse de la Nación", aunque reconoció que hoy esa alternativa "no es posible porque la Constitución lo prohíbe".

Mientras las tensiones se acrecentan alrededor del proyecto hídrico Portezuelo del Viento, que recibió la desaprobación de la Casa Rosada, el ex mandatario mendocino indicó que la idea responde también al "desprecio permanente en los recursos que se destinaron por la pandemia desde el gobierno nacional".

"Me preguntaron si después del prejuicio que nos producen las trabas a la obra Portezuelo del Viento, y dije que debemos pensarlo", ratificó Cornejo en diálogo con Radio Continental. Sin embargo, admitió que "no están dadas las condiciones".

"Hay un movimiento en Mendoza, el MendoExit, un grupo organizado que plantea esa salida, y existe una historia de un grupo de gente que pidió la separación ante un juez federal hace ya muchos años", precisó el diputado nacional.


En este sentido, Cornejo quien también preside la Unión Cívica Radical (UCR) dio más detalles de las premisas que se impulsan desde el moviento independentista: "a la provincia le iría mejor en un contexto distinto que el que promueve la macroeconomía nacional". 

"El gobierno nacional tiene que pagar una deuda que ya le pagó a otras provincias, de 1023 millones de dólares, y Mendoza en vez de pedir el dinero para gastos corrientes lo pide para una obra de energía eléctrica que le va a vender al resto del país. La obra y el dinero son de Mendoza, y la deuda está consolidada en la Corte Suprema", detalló el titular de la UCR.

Sobre los repartos impuestos por el estudio de impacto ambiental, argumento clave que impulsa la Casa Rosada, el ex gobernador lo tildó de "una excusa", porque tanto Neuquén como Buenos Aires y Río Negro "ya votaron favorablemente el impacto ambiental y el plan de manejo de agua", con el único rechazo de La Pampa.

En ese marco, recordó que, en su momento, el entonces presidente Mauricio Macri "laudó porque no había unanimidad a favor de la obra", ante lo cual "La Pampa recurrió al Corte Suprema de Justicia y la Corte ratificó el laudo".

"Ahora, el Gobierno nacional desactivó el pedido de La Pampa, hizo votar nuevamente y las que habían votado a favor votaron en contra. Es una salvajda institucional", fustigó Cornejo.

Y sentenció: "El Estado tiene que tener continuidad jurídica, eso ya había recorrido todo el camino, había sido ratificado por la Corte y lo vuelven atrás".